Sao Paulo. Las lluvias caían sobre el cinturón de soja de Brasil en la mayoría de los lugares adecuados, mientras el mayor productor de la oleaginosa después de Estados Unidos se acercaba a recoger una cosecha récord en las próximas semanas.

La recolección temprana de granos comenzó en un puñado de granjas aisladas en el segundo mayor estado productor de soja de Brasil, Paraná, que fue el primero en cultivar debido a lluvias favorables durante el período de plantío, entre septiembre y diciembre.

Pese a las lluvias tardías en el principal estado productor, Mato Grosso, los agricultores comenzaron la recolección de algunos granos de ciclo temprano, también en establecimientos aislados.

Las precipitaciones han sido excelentes en meses recientes en los dos principales estados productores de soja y los reportes tempranos de rendimientos de esos lugares han arrojado los mismos o mayores niveles que los de la última temporada, que fue excepcional y que produjo 69 millones de toneladas del grano.

Mato Grosso ha visto un buen clima en días recientes para la recolección temprana, con lluvias ligeras intercalándose con días de sol que permitieron que los campos se secaran lo suficiente para que los productores recolectaran granos en áreas aisladas y fumigaran contra hongos en otros.

Mato Grosso verá precipitaciones diarias de entre 2 y 9 milímetros en los próximos cinco días, dijo Somar en un boletín climático diario.

La recolección de granos de soja se reanudará este mes y llegará a su mayor nivel en marzo y abril en Mato Grosso y Paraná.

Paraná ha recibido más lluvias que otros de los principales estados productores de soja en semanas recientes. De acuerdo a los pronósticos climáticos, recibirá más de 200 milímetros de precipitaciones en los próximos cinco días y ha registrado 14 milímetros en los últimos tres días.

El tercer mayor estado productor de la oleaginosa en Brasil, Río Grande do Sul, ha sufrido algunas pérdidas menores debido al clima seco en diciembre y comienzos de enero, pero las lluvias han sido favorables en semanas recientes y la cosecha de soja de ese estado no fue particularmente vulnerable a la sequía en ese período.

La mayor parte del clima severo afectó a los cultivos de arroz y maíz, pero algunas regiones aisladas de soja en el estado están informado de pérdidas de hasta un 30% en los rendimientos.

Río Grande do Sul registró 31 milímetros de lluvias el fin de semana y se prevé que recibirá otros 26 a 41 milímetros de precipitaciones en los próximos cuatro días.