Montevideo. El presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Ernesto Stirling, dijo que luego de las lluvias de las últimas semanas es posible que solo haya “un faltante de 15.000 hectáreas” en la superficie a sembrar del cereal respecto a la zafra anterior.

Hasta hace un mes se estimaba que el arroz perdería el 10% del área sembrada el año pasado, es decir, 19.500 hectáreas.

Las lluvias “fueron desparejas, pero se pudieron llenar las represas”, que son clave para el cultivo, dijo Stirling, y recordó que “el año pasado tuvimos que plantar en seco y bañar los cultivos para que nacieran.

En cambio, se está sembrando este año con la tierra húmeda, por lo que el nacimiento del cultivo será rápido”. De esa forma, los arroceros esperan sembrar unas 180 mil hectáreas en la zafra 2011/2012 que ya comenzó, en lugar de las 195 mil de 2010/2011.

Sin embargo, el comportamiento del tiempo en las próximas semanas será clave, ya que los arroceros podrán sembrar hasta el 15 de noviembre utilizando una variedad de ciclo corto, aunque con ello se sacrifica una parte del rendimiento.

En la campaña pasada, el rendimiento alcanzó el récord de 8.400 kilos por hectárea, lo que compensó la suba importante de costos, que la gremial estimó en US$ 2.000 por hectárea.

Stirling dijo que la preocupación por los altos costos se mantiene, en especial los fertilizantes y los repuestos de la maquinaria, aunque admitió que “la suba del dólar ayuda a mitigarlos porque los insumos se adquieren en moneda nacional”.

Por otra parte, el presidente de ACA informó que ya se exportó el 65% de la zafra pasada y que los principales destinos del arroz uruguayo son Irán, Irak, la Unión Europea y Perú, con el 20% cada uno. Le sigue Brasil, con el 5%, y el resto se reparte entre 35 países.

Las inundaciones que sufre Tailandia provocaron la última semana una suba de US$ 20 por tonelada de arroz.