Washington. El fabricante de armas Lockheed Martin reportó este martes una ganancia superior a la esperada en el segundo trimestre y mejoró sus proyecciones para todo el año, aunque dijo que aún enfrenta el desafío de recortes adicionales por US$500.000 millones en el presupuesto de defensa de Estados Unidos.

Lockheed Martin, que recibe más de un 80% de sus ingresos del gobierno de Estados Unidos, espera que el gasto en defensa del país se reduzca en unos US$52.000 millones el próximo año si los recortes -que se repartirán en 10 años- siguen adelante.

El presidente ejecutivo de la empresa, Bob Stevens, quien se retira a fines de año, dijo que los sólidos resultados del segundo trimestre reflejan los esfuerzos en curso por reducir costos ante la incertidumbre generada por los recortes del llamado "presupuesto de confiscación" impulsado por el Congreso.

"Aunque la amenaza de confiscación ha generado incertidumbre para nuestra industria, estamos manteniendo nuestro compromiso con la ejecución de nuestro programa y reducción de costos en la organización", dijo Stevens en un comunicado.

El mayor fabricante de armamento de Estados Unidos, que construye los aviones de combate F-35 y F-16, los misiles Aegis y barcos de guerra, elevó sus estimaciones de ganancias operativas para el año completo a un rango de entre US$4.025 millones y US$4.125 millones, desde una proyección anterior de entre US$3.900 millones y US$4.000 millones.

El cambio supone una mejoría en la ganancia por acción de 20 centavos a un rango de US$7,90 a US$8,10 por título.

La empresa confirmó su proyección de ingresos de US$45.000 millones a US$46.000 millones.

Lockheed dijo que la ganancia neta del segundo trimestre subió un 5% a US$781 millones, desde US$742 millones del mismo período del año anterior, gracias a fuertes ganancias en los negocios de aeronáutica, sistemas electrónicos y sistemas espaciales.

Las ganancias de operaciones continuas subieron 11,2% a US$2,38 por acción frente a los US$2,14 por título del mismo período del año anterior. Analistas esperaban una ganancia por acción de US$1,91 en el segundo trimestre, según Thomson Reuters I/B/E/S.

Los ingresos netos en el trimestre subieron un 3,3% a US$11.900 millones, por encima de los US$11.500 millones del mismo lapso del año pasado, dijo la empresa.

La firma pagó a sus accionistas US$326 millones en dividendos en efectivo en el segundo trimestre y recompró 2,2 millones de acciones por US$186 millones.