Caracas. La Polar realizará este año una millonaria inversión en el área de alimentos y bebidas cercana a 300 millones de bolívares fuertes (US$70 millones), aseguró Lorenzo Mendoza.

“Es algo que nos estimula porque la empresa privada debe tener la inversión como norte para crecer. Siempre hemos tenido eso claro y lo vemos en la preferencia que los consumidores dan a nuestros productos”, dijo Mendoza.

Informó que para julio del próximo año debe estar concluida la planta de yogurt que levanta en Valencia, Carabobo, luego de la firma de un convenio con el español Grupo Pascual.

En cuanto al papel de la empresa privada en la economía, el máximo representante de Polar dijo que el rol de ésta es uno de los más importantes para el desarrollo de un país, en especial por su capacidad para generar producción nacional de calidad, reinvertir ganancias y ofrecer fuentes de empleo.

Alzas de alimentos. Asimismo, el presidente de la mayor productora de harina de maíz precocida en Venezuela, aseguró que 40% de alza de la harina de maíz compensará el fuerte rezago de precio del producto.

Mendoza, ratificó que tras varios años de congelamiento y ante el inminente incremento de la materia prima, el precio de este producto debe incrementarse al menos en 40%, lo que elevaría el precio del kilo del producto a Bs.F 4,70 (US$1,1) del actual Bs.F 3,37 (US$0,8).

En una sorpresiva visita a la Asamblea Anual de Fedecámaras para recibir la Orden al Mérito empresarial concedida por el organismo cúpula del empresariado, Mendoza señaló que la harina precocida tiene un rezago “muy importante que debe corregirse pues se trata de la arepa de los venezolanos”.

“El ajuste en harina de maíz debe ser ya, porque hay un rezago y un aumento que nos viene con el alza de 30% concedido a los agricultores. Además, hay un distorsión muy grande porque con el costo de una arepa se cubre el precio de todo un paquete de harina”, dijo.

El negocio de alimentos tiene una altísima regulación, que atenta contra la producción nacional y no reconoce la necesidad de incentivar al empresario para aumentar su producción.

Rentabilidad justa. Destacó que la agroindustria ha entregado las estructuras de costo que justifican la necesidad del ajuste, por lo que mantiene la esperanza de alcanzar un acuerdo antes de la entrada en vigencia del nuevo precio de la materia prima (maíz blanco), que comenzará a regir el 15 de agosto.

Señaló que en el caso del trigo (pastas) se presenta una situación similar de rezago, apalancada en el aumento del precio internacional de las materias primas; algo que se repite en el caso del arroz y el café, según comentó. “Es preciso el ajuste para hacer crecer la agroindustria nacional y para que ésta tenga materia prima nacional”.

Respecto al aceite de maíz, señaló que el rezago de precio es muy elevado, al punto de que el litro de aceite crudo importado está por encima del monto oficial de venta aun tras el ajuste que sufrió en abril pasado.

“No es viable que esta situación se mantenga y poder vender aceite de maíz. El gobierno ha dicho que va a atender esta situación a través de varios mecanismos. Esperemos que sea pronto para que podamos abastecer al mercado con un producto cuya materia prima es toda importada”.

Mendoza recordó que aunque el aceite de maíz apenas representa entre 5% y 7% del mercado de aceites, el propio gobierno ha reconocido que nadie puede producir a pérdida.

“Debe haber una rentabilidad mínimo y es algo que debe ser atendido de manera urgente. El llamado es al diálogo para alcanzar un acuerdo en lo económico, no en lo político”, reiteró.