Los líderes del club de potencias emergentes Brics pretenden lanzar su propio banco de desarrollo, un contrapeso al sistema financiero internacional, en su VI Cumbre el martes próximo en Fortaleza (noreste de Brasil), a la que seguirá una inédita reunión con mandatarios sudamericanos en Brasilia.

Los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; Rusia, Vladimir Putin; China, Xi Jinping, y Sudáfrica Jacob Zuma, y el primer ministro indio, Narendra Modi, deben dar su visto bueno el martes en Fortaleza al acuerdo que creará el Nuevo Banco de Desarrollo de los Brics, destinado a financiar la construcción de infraestructura.

También firmarán un acuerdo que pondrá a disposición US$100.000 millones de sus reservas internacionales para eventuales crisis.

"Queríamos dos cosas: desde hace año y medio el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, y el acuerdo de reservas; en esta cumbre ambos nacerán", dijo la presidenta Rousseff este viernes en una reunión con corresponsales extranjeros, la que reseña la Agencia France Presse.

"La cumbre de Fortaleza marca la apertura de un nuevo ciclo del grupo, que se institucionaliza con la creación de dos instrumentos financieros", afirmó el subsecretario político de la Cancillería brasileña, José Alfredo Graca Lima.

Críticos a la hegemonía europea y estadounidense en el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), a largo plazo "los Brics quieren alternativas, un tipo de política monetaria global más acorde con realidades de países emergentes", señaló André Perfeito, economista jefe de Gradual Investimentos.

El grupo Brics -reverso del G7 de países más industrializados- nació años después de que en 2001 un economista acuñara sus siglas para designar a las grandes potencias emergentes del momento que atraían a los inversionistas.

"El Brics junta a naciones con intereses dispares, incluso opuestos" pero muestra una capacidad que no tuvieron antes países en desarrollo para disputar su espacio en el orden internacional, dijo a la AFP Oliver Stuenkel, profesor de la Fundación Getulio Vargas y autor del libro "Los Brics y el futuro del orden global".

El banco de los Brics contará con un capital de US$50.000 millones, con 10.000 entregados en dinero por cada uno de los cinco países, según fuentes del ministerio de Hacienda brasileño.

Existen desacuerdos entre los miembros del grupo sobre dónde será la sede (Nueva Delhi, Shanghai y Johannesburgo son candidatas), y sobre qué país lo presidirá primero.

En tanto, el acuerdo de reservas, inspirado en el fondo europeo de garantías, tendrá dispónibles US$100.000 millones de las respectivas reservas internacionales en caso de problemas en la balanza de pagos de uno de ellos. China compromete 41.000 millones, India, Rusia y Brasil 18.000 cada uno y Sudáfrica 5.000.

Los líderes aprovecharán la cumbre de Fortaleza para protestar por el estancamiento de la reforma del FMI que daba más poder a los emergentes, indicaron las fuentes de Hacienda.