La Paz. Desde hace más de dos semanas que la demanda de cemento ha excedido a la oferta en Santa Cruz, causando escasez y especulación. En esa región, “el crecimiento (de la demanda) es sostenido y ha estado en el orden de 15%; pero en lo va que va de este año ha tenido un especial énfasis, registrando tasas cercanas a 30%”, indicó a La Razón el gerente nacional de Planificación y Gestión Logística de Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce), René Sánchez Martínez.

El gerente del Instituto Boliviano del Cemento y el Hormigón Armado (IBCH), Marcelo Alfaro, afirmó que “en los últimos cinco años las ventas de cemento en todo el país han crecido prácticamente en 59%”. Atribuyó el hecho a la favorable coyuntura económica que se vive, no sólo en el país sino en toda América Latina. Mencionó además las bajas tasas de interés para créditos de vivienda.

Producción. Soboce tiene una capacidad instalada para producir cada mes 125.000 toneladas de cemento a nivel nacional, que no está siendo utilizada a plenitud por falta de gas natural, afirmó Sánchez. En agosto, “hemos llegado a utilizar el 88% de nuestra capacidad”, acotó.

Explicó que el problema energético afecta la producción de clinker que es enviado a Santa Cruz desde la planta de Viacha (La Paz). La fábrica cruceña opera actualmente al 100% de su capacidad y vende toda su producción, 16.000 toneladas al mes, complementó el ejecutivo.

En ese sentido, informó, “estamos importando clinker de Chile y estamos haciendo también una importante compra de Corea; nuestros pedidos ya han sido colocados y en el transcurso de los próximos días vamos a empezar a recibir las primeras partidas desde Chile”.

Sánchez precisó que en total se importarán 50.000 toneladas de clinker: 20.000 del mercado chileno y las restantes 30.000 del coreano. Para ello se invertirán US$6 millones, “que van a influir de manera negativa en nuestra estructura de costos (...). No nos va a dejar ningún margen, sino una pérdida, pero la vamos a sumir”, subrayó. La medida, aseveró, no provocará un incremento en el precio del cemento.

Adicionalmente, Sánchez señaló que Soboce “está a punto de cerrar un trato para comprar casi de inmediato clinker de Perú”. El volumen a importar de ese país sería de 20.000 toneladas y con ello el costo total de la importación se incrementaría a US$8,4 millones, señaló.

Este viernes, el ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, anunció que el gobierno importará insumos para la construcción como clinker para abastecer a la industria y combatir la sobredemanda.

Privados impulsan al sector. Según el presidente de la Cámara de Construcción de Bolivia, Iván Bustillos, el sector experimenta un boom a nivel nacional, principalmente en el eje troncal, resultado de una alta demanda en la edificación de emprendimientos privados como edificios, urbanizaciones y complejos de entretenimiento. El ejecutivo señaló que se prevé que el rubro crezca un 10% este año y agregó que si la inversión pública se hubiera ejecutado de acuerdo con lo planificado, el crecimiento proyectado sería del 14%.

Ventas en La Paz se disparan por compras desde el interior. La sobredemanda de cemento en el mercado cruceño repercutió también en La Paz, donde las ventas del producto se incrementaron en cerca de 40% debido a la llegada de compradores de Santa Cruz y Cochabamba.

“Ha habido un desequilibrio en el mercado más importante del país. Santa Cruz concentra casi el 35% del consumo a nivel nacional. Entonces, ha originado también algunas complicaciones en otros mercados como Cochabamba y, en la última semana, también en La Paz”, señaló el gerente nacional de Planificación y Gestión Logística de Soboce, René Sánchez.

A decir del ejecutivo, “se ha generado una ola especulativa, viene gente de Santa Cruz y de Cochabamba a comprar cemento a La Paz, donde el crecimiento de nuestras ventas ha sido de casi el 40% en el mes de agosto”.

Para el presidente de la Cámara Boliviana de Construcción, Iván Bustillos, la especulación registrada en Santa Cruz para la venta del cemento “genera un freno al proceso de construcción”. Explicó que si una persona presupuestó comprar 300 bolsas de cemento, al precio de mercado, para edificar su casa, debe realizar una pausa cuando el costo del producto se incrementa a media ejecución de la obra. El gobierno anunció este viernes operativos de control para frenar la especulación.