Bogotá. En el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014, el sector minero-energético era considerado por el Gobierno actual como una locomotora para el crecimiento de la economía, decía además que “las elevadas proyecciones de producción de petróleo y carbón para los próximos años, las estimaciones al alza de los precios internacionales de la canasta y la creciente actividad de exploración en el territorio nacional muestran claramente el papel crucial que tendrá este sector en la economía colombiana en los próximos años”.

Hoy las cosas han cambiado, el sector ha sido golpeado por los precios bajos de los commodities en el ámbito internacional, haciendo casi imposible su ejecución y trabajando en la mayoría de veces a pérdidas. A esto se le suman las sanciones sociales y ambientales, ya sea por carga, explotación en zonas de páramo o contaminación en ríos. El gremio se ha quejado por las dificultades en el transporte interno y recientemente se adelantan protestas en minas como Cerro Matoso, afectando el ambiente laboral y sus operaciones.

La minería en cifras.El país cuenta con 114’218.901,09 de hectáreas en su territorio y, de este total, 5’084.084,91 son utilizadas para la actividad minera, de acuerdo con el catastro del sector actualizado al 20 de febrero de este año.

En números de la Agencia Nacional de Minería (ANM), existen 9.594 títulos mineros vigentes, correspondientes al 4,5% del territorio nacional, y de ellos, 3.557 están en exploración, 2.273 en construcción y montaje, y 3.764 en explotación.

Materiales de construcción es el segmento con mayor participación en el sector, con 3.711 títulos asignados, de los cuales 1.135 son de exploración, 663 en construcción y montaje, y 1.913 en explotación.

El carbón es el tercer mineral con mayor actividad en Colombia, cuenta con 1’057.133,690 hectáreas utilizadas para su extracción. La ANM asegura que hay actualmente 552 títulos para su explotación, 482 en montaje y 500 en exploración, para un total de 1.534 títulos.

Oro, plata y platino son los otros minerales que ocupan un lugar importante en el país y para éstos existen 2.261 títulos ocupando un área de 2’854.487,105 hectáreas. De estos permisos, 1.251 son de exploración, 443 en explotación y 567 en construcción y montaje.

El carbón es el tercer mineral con mayor actividad en Colombia, cuenta con 1’057.133,690 hectáreas utilizadas para su extracción. La ANM asegura que hay actualmente 552 títulos para su explotación, 482 en montaje y 500 en exploración, para un total de 1.534 títulos.

Las esmeraldas y el níquel son los de menor asignación en permisos para su actividad, mientras que para las piedras verdes hay 354 títulos y para el de níquel hay tan sólo 13. En el país andino hay 61 autorizaciones de explotación para las esmeraldas y uno para el níquel, operado por Cerro Matoso.

Producción. Al desglosar la producción por regiones, se evidencia que del carbón, los departamentos con mayor participación son Cesar, con el 52%, y La Guajira, con el 39%; en níquel, el 100% de la producción proviene de Córdoba; en oro, el 43% de Antioquia, y 34%, de Chocó; en plata, el 52% de Antioquia; el 20%, de Chocó, y el 14%, de Caldas; y en platino, el 98% proviene de Chocó y el 1% de Antioquia.

Entre tanto, en la producción de sal en el país, el departamento de Cundinamarca participa en un 67,7%, seguido de La Guajira, con un 29%, y en hierro Cundinamarca participa con un 56,2% y Boyacá, con un 43,78%.

Regalías. Las cifras oficiales reseñan que el 82,7% de las asignaciones directas de regalías generadas por la explotación de minerales en el país corresponden a Carbón, seguida del 9,8% por metales preciosos, del 6,7% por níquel, del 0,2% por esmeraldas, del 0,2% por sal, del 0,1% por hierro y del 0,2% por materiales de construcción y otros como azufre, roca fosfórica y yesos.