La Paz. Desde el lunes, los panificadores de La Paz ingresarán a un paro movilizado de 48 horas en rechazo a la eliminación del subsidio de la harina y desde el miércoles subirán de modo provisional el costo del pan de batalla en Bs 0,10. Para el Gobierno, con el alza el sector tendrá réditos adicionales.

El presidente de la Federación Departamental de Panificadores de La Paz, Félix Quenta, comunicó ayer que el sector determinó ingresar a un paro movilizado de 48 horas, a partir del lunes, en rechazo a la eliminación de la subvención del precio de la harina.

El dirigente indicó que se decidió además subir en Bs 0,10 el precio del pan de batalla, de Bs 0,40 a Bs 0,50, de modo provisional hasta que la estatal Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) inicie la distribución de la harina sin subsidio. La medida se asumió tras el ampliado del sector que se inició a las 14.00 y finalizó a las 17.45.

Quenta afirmó que asistirán al ampliado de los panificadores de El Alto para apoyarlos y pedir que se sumen al paro movilizado y que también aumenten en Bs 0,10 el precio del pan. El dirigente anunció que ambas medidas se darán a conocer en el ampliado nacional del sector que se de-sarrollará el lunes 18 en Oruro.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Verónica Ramos, ratificó ayer que no se modificará la decisión de levantar la subvención, anunciada el jueves, debido a que hizo una verificación sobre el descenso interno y externo del costo del insumo y sobre la buena producción de trigo. Apuntó que con la eliminación, el sector obtiene aún “una utilidad racional”.

Sin embargo, la autoridad señaló que si los panificadores suben el precio del pan de batalla a Bs 0,50, como dijeron, tendrían entonces una “utilidad adicional mensual de Bs 6.760”, que es un “alza significativa”.

Ramos explicó que, según un análisis realizado de la hoja de costos del sector para la elaboración del producto, los panificadores tienen “una ganancia suficiente” para elaborar el pan, pese a la eliminación del subsidio del costo de la harina. Al respecto, Quenta remarcó que la aseveración de la ministra es irreal debido a que el “sector está sobreviviendo” con el actual precio del pan.

Ramos detalló que actualmente el precio del quintal de harina, de 50 kilos, “ha bajado”. Citó por ejemplo, que en La Paz el producto cuesta entre Bs 140 y Bs 160.  Especificó que la estatal Emapa continuará con la distribución de los quintales de harina a los panificadores para evitar la especulación de los intermediarios.

La Razón hizo un recorrido por las calles Gallardo y Murillo. Constató que el precio del quintal de harina argentina está entre Bs 155 y Bs 170, mientras que el producto nacional está entre Bs 235 y Bs 255. El dirigente Quenta aclaró que durante el fin de semana se mantendrá el precio del pan de batalla en Bs 0,40.

Este medio verificó que en los puestos de pan de la calle Zoilo Flores, el mercado Lanza y la Garita de Lima, el precio de la unidad de pan se mantiene en Bs 0,40. En el caso de Cochabamba, Oruro y Sucre tampoco sufrió variaciones del precio aunque en la capital no hubo oferta del producto debido a la falta de agua para su elaboración.