No hay muchas empresas que logren tal grado de popularidad que sus marcas se usen como un verbo o nombre propio.

Está Google, por supuesto, que es sinónimo de búsquedas en Internet. Además, está Skype, ahora sinónimo de videoconferencias entre familias cuyos miembros viven en lugares distantes.

La popularidad de la empresa -Skype tiene 560 millones de usuarios registrados- es tanto una función de su diseño como el hecho de que sea gratuito. La empresa reportó pérdidas en cuatro de los últimos cinco años.

El dinero que gana Skype (US$406,2 millones en ingresos en la primera mitad del año) proviene de los cobros por su servicio barato de llamadas a líneas fijas y teléfonos móviles, no por sus videoconferencias, que son gratuitas. Pero hay sólo ocho millones de estos usuarios, una fracción de la base de usuarios total de Skype.

Skype planea salir a bolsa en los próximos meses. Pero hoy hay un informe de prensa que indica que Cisco podría dejar sin efecto esa salida al hacer una oferta por Skype. El sitio web TechCrunch, al citar una fuente "confiable", afirma que Cisco expresó interés en comprar Skype. TechCrunch sostiene, y cita fuentes dentro de Skype, que cualquier acuerdo estaría valuado en alrededor de US$5.000 millones.

Lo irónico es que Cisco construyó su imperio al proporcionar redes baratas y tecnología telefónica a las empresas.

Ahora la pregunta sería, ¿cómo podría Cisco ayudar a Skype a obtener una ganancia, una tarea que eludió su millonario dueño anterior, eBay? En otras palabras, ¿cómo podría hacer Cisco para que los servicios baratos de Skype sean menos baratos?

Quizás la forma más directa sería cobrar por el uso de las conferencias de video de Skype, pero eso podría ser la forma más rápida de erosionar la base de usuarios de Skype. Esta empresa comenzó a ofrecer servicios de videoconferencia Skype de más calidad en aparatos móviles, como la iPad de Apple. Pero el desafío sigue siendo convertir su enorme base de suscriptores en usuarios telefónicos que pagan. Es posible que Skype venda publicidad, pero no es probable que los ingresos de avisos de Internet justifiquen el acuerdo de US$5.000 millones.

Las llamadas de Skype no siempre son perfectamente nítidas, pero los usuarios están dispuestos a soportarlo a cambio de recibir un servicio sin costos. La experiencia de Cisco en protocolo de transmisión de voz por Internet podría ayudar a facilitarle a Skype la transición a un modelo pago.

Con Google ahora ofreciendo un servicio telefónico barato en EE.UU., Cisco podría ser el aliado que necesita Skype.