Buenos Aires. Los precios de la soja y otros granos producidos por la Argentina se mantendrán firmes en 2012, en particular traccionados por el aumento de las cotizaciones del maíz, señala un trabajo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

La demanda de este cereal seguirá sostenida el año próximo y con ello su valor, lo cual fortalecerá al resto de los granos "por carácter sustitutivo", indicó el Informe de Coyuntura del Mercado de Granos.

El estudio constata que en la última semana, ante la crisis internacional, los inversores se refugiaron en el dólar, moneda que "se revaluó e hizo caer fuerte a los granos.

Más allá de esas vicisitudes externas, añade el trabajo elaborado por el Area de Estudios Económicos y Sociales de la estación experimental Pergamino del INTA, los mercados de granos tienen en el balance de maíz una razón cada vez más fuerte para la formación de precios.

Las razones, explica el organismo, siguen vigentes: los estadounidenses aseguran el corte obligatorio de sus naftas con el etanol del maíz; mientras los chinos, con altas tasas de crecimiento económico, demandan en forma creciente maíz para sus cerdos y aves.

"Por ello, van tres largos años de aumento del consumo que no alcanza a ser compensado por la producción, lo cual generó una caída de las existencias a niveles críticos, señala el informe.

Este escenario, sostiene luego, sólo podrá revertirse si los norteamericanos aumentan la siembra de maíz 2012/2013 en 4 millones de hectáreas o logran 40 millones de toneladas adicionales del cereal.

Esto parece imposible de acuerdo con la ley agrícola (Farm Bill) que contempla un equilibrio en su agricultura, evalúa el INTA.

La siembra actual de maíz en la Argentina, en tanto, ronda ya el 60% de la superficie prevista, y se espera, de acuerdo con las estimaciones del USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos), una producción récord de 29 millones de toneladas.

Esa cifra supera a las 27,5 millones calculadas en octubre, y podría ser aún superior, según las estimaciones más optimistas de la asociación Maizar, que anticipa una recolección de entre 30 y 31 millones de toneladas.

El INTA agrega que el análisis fundamental (oferta y demanda) parece muy simple ante la complejidad económica y financiera que rige el mundo actual"; "pero la única verdad es la realidad, y ésta denota escasez de materia prima, como granos, petróleo y algunos minerales, añade el estudio.

La onda de los próximos años, concluye, probablemente privilegie lo que no todos los países pueden producir fácilmente: los insumos básicos y los agroalimentos.