Roma. Los precios de los productos básicos agrícolas se mantendrán altos y volátiles durante este año hasta 2012 a causa del bajo incremento de la producción en los distintos tipos de cultivos, señaló un informe bianual de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Según el documento "Perspectivas alimentarias", el comportamiento de los cultivos y su combinación con las variables meteorológicas en los próximos meses serán cruciales para determinar su futuro.

"La situación general de los cultivos agrícolas y los productos alimenticios es de tensión, con los precios mundiales en niveles obstinadamente altos, lo que supone una amenaza para muchos países de bajos ingresos y con déficit de alimentos", según David Hallam, Director de la División de Comercio y Mercados de la FAO

En el estudio se detalla que Ucrania y Rusia serán las áreas que tendrán una producción agrícola privilegiada.

Un ejemplo de lo anterior es que la producción mundial de trigo subió 3,2% por encima a la cosecha del pasado año, gracias a los rendimientos de la Federación de Rusia.

Lo mismo ocurrirá con la producción de cereales secundarios que crecerán un 3,9%, impulsado a la producción de la Federación de Rusia y a los miembros de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

También es esperable un creciemiento del 2% de la producción mundial de arroz para llegar a un récord de 463,8 millones de toneladas. 

Las reservas de cereales llegarán a finales del próximo año a 494 millones de toneladas, con un crecimiento del 2%.

Rendimiento por debajo de la demanda. Pese a que la producción agraria tendrá pequeños incrementos, ésta no será suficiente para cubrir el consumo mundial. 

Es el caso del las semillas oleaginosas que crecerán por debajo de la demanda de aceite y carne.

En el ámbito de la ganadería, las carnes llegarán a una producción de 294 millones de toneladas, un 1% más que el año pasado y sus precios serán elevados debido al costo de los piensos, las enfermedades y el agotamiento de las existencias de ganado.

En tanto el mercado del pescado se ha recuperado este año con una producción récord, pero los precios se verán impulsados por una fuerte demanda por parte de los países en desarrollo.

Factura de las importaciones. El informe explica que la factura global por la importación de alimentos alcance un nuevo récord, con US$1,29 billones en 2011, un 21% más que en 2010.

Al respecto, los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos (países PBIDA) y los menos desarrollados serán los más afectados, ya que deberán de gastar respectivamente un 27% y un 30% más en importaciones alimentarias.

El gasto en alimentos importados de los países vulnerables podría suponer aproximadamente el 18% del total de la factura de sus importaciones, frente a un promedio mundial de cerca del 7%.