La empresa Cosmo, de capitales españoles, adquirió los siete aviones Bombardier de Pluna en la primera oferta de la subasta de este lunes en la Rural del Prado, tras ofertar US$137 millones al primer llamado del rematador, una cifra que no fue igualada por ninguno de los presentes.

Cosmo Airlines es una nueva aerolínea española. Comenzó a operar a mediados de este año en España con operativa de charters. El primer avión fue un Airbus A320. Piensa relanzar sus operaciones en 2012, según informa la página skycrapercity.com. La empresa tiene su sitio web en construcción.

Funcionarios de Pluna festejaron en un primer momento, pero luego tomaron el resultado con preocupación, porque no tienen información sobre si la empresa se llevará los aviones para operar en otra región, o si efectivamente se quedará a utilizarlos en Uruguay.

Como fue subasta al alza, están habilitados a llevarse a los aviones, lo que no ocurría si la subasta era a la baja, donde el ofertante debía hacerse cargo de los empleados y las frecuencias. Sería el peor escenario para los empleados, ya que se quedarían sin ninguna opción de retomar sus trabajos.

El remate. La entrada del ofertante de Cosmo fue curiosa y en medio de confusión: pretendía ingresar por la zona de periodistas, ya que expresó que no lo habían dejado pasar por la entrada de los oferentes. Solucionado el malentendido, se ubicó en primera fila.

Mario Stefanoli, presidente de la Asociación de Rematadores del Uruguay, apenas abrió la oportunidad para que los interesados oferten, una persona a su derecha ofreció US$ 137 millones por los siete aviones Bombardier.

"US$137 millones. Aguardamos unos instantes, ante la eventualidad de que otro interesado quiera superar este valor. US$ 137 millones continúa siendo la del compañero a mi derecha. ¿Qué hacemos señores?", indicó.

Al minuto siete, dio las últimas tres oportunidaddes.

"Para el caballero a mi derecha. US$137 millones, por una. US$137 millones. Pregunto: ¿hay quién supere esta oferta? Definitivamente no, señores. Señor representante, si me permite no hay quien de más. ¿Definitivamente, no? US$137 millones, tres... ¡Vendido! Señores, muchas gracias a todos"

Ese instante generó los aplausos de los presentes y la finalización de la subasta.

La previa. A las 15.30 comenzó la subasta de los aviones de Pluna en la Rural del Prado. El remate se retrasó porque solamente un oferente había presentado el aval bancario de US$13.6 millones necesario para participar del remate. El resto de los interesados (no se sabe quiénes son ni cuántos) pidieron una prórroga.

En el lugar había miembros del gobierno y legisladores. Los ex funcionarios de Pluna ingresaron al predio y estuvieron sentados frente a una pantalla gigante. Eran más de 200 y faltaban sillas.