Fráncfort. La aerolínea de bandera alemana Deutsche Lufthansa prometió ser dura con sus costos y reestructurar su deficitaria unidad austríaca, al mismo tiempo que advirtió este jueves de que la incertidumbre económica y los altos precios del combustible reducirán su ganancia operativa este año.

"Nuestras condiciones de mercado han cambiado drásticamente y continuarán cambiando aún más. A fin de seguir adelante en esta reñida competencia, nosotros también debemos continuar cambiando", dijo el presidente ejecutivo, Christoph Franz, en una conferencia de prensa para presentar los resultados anuales.

Las acciones de Lufthansa caían un 2,3% a 10,28 euros, con un desempeño inferior al índice alemán de empresas líderes DAX, que subía un 0,3%.

Las aerolíneas europeas se están viendo afectadas por una difícil combinación de alzas de los precios del combustible -que representaron un quinto de los costos de Lufthansa del año pasado-, una débil demanda por la crisis de deuda europea y nuevos impuestos al tráfico aéreo.

Para mejorar las ganancias, Lufthansa planea recortar costos en 1.500 millones de euros (US$1.958 millones) para fines de 2014. La empresa está vendiendo su deficitaria unidad Británica BMI y ahora planea inyectar hasta 140 millones de euros de capital fresco en Austrian Airlines.

Lufthansa no ha dicho qué medidas específicas planea o cuántos empleos recortará, pero dijo que busca sinergias en compras y recortar los costos del personal administrativo, entre otras medidas.

"Sin felicidad". Lufthansa vio una caída de su ganancia operativa de casi un 20% a 820 millones de euros (US$1.070 millones) en el 2011 y dijo que prevé que su ganancia se contraerá este año a menos de 1.000 millones de euros.

Su margen operativo ajustado se redujo en el 2011 en un 1,3 puntos porcentuales a 3,4%, por lo que, su presidente de finanzas, Stephan Gemkow, dijo "no estar contento".

Lufthansa dijo que las primeras semanas de este año han demostrado que la incertidumbre económica estaba aquí para quedarse, haciéndose eco de los comentarios de sus pares Air France-KLM y de International Airlines Group (IAG), propietarios de British Airways e Iberia.