Frankfurt, Andina. La aerolínea alemana Lufthansa empleará por primera vez biocombustible en sus vuelos regulares, informó este domingo la empresa, según recoge un despacho de la agencia de noticias DPA.

Se trata de una prueba de seis meses que cuenta con apoyo y financiación pública con el fin de reducir las emisiones de dióxido de carbono, responsables del recalentamiento de la atmósfera terrestre.

A partir del próximo viernes viajará cuatro veces al día entre Hamburgo y Frankfurt un Airbus A-321 del cual una turbina funcionará con el habitual queroseno y la otra con una mezcla de queroseno y biocombustible.

"En los seis meses se ahorrará 1.500 toneladas de dióxido de carbono", señaló la compañía aérea, que tiene previsto estudiar los efectos del biocombustible sobre el mantenimiento y la vida útil de las turbinas.

La nave repostará en Hamburgo el biocombustible proveniente de Finlandia y compuesto de aceites vegetales y grasas animales.

La prueba demandará gastos de 6,5 millones de euros, de los cuales 2,5 millones serán sufragados por el gobierno federal en el marco de un programa de investigación.