El Banco de Chile está viviendo un fuerte proceso de cambios, todos ligados a la automatización de procesos. Su vicepresidente, el conocido empresario Andrónico Luksic, aseguró que no habrán despidos masivos.

El lunes se informó que la entidad cerrará decenas de sucursales. La medida comenzará a aplicarse durante las próximas semanas y continuará replicándose en 2020.

Específicamente, serán 33 las oficinas que bajarán sus cortinas este 2019, todas pertenecientes a la división de CrediChile.

Eso último contempla la instalación en sedes de máquinas de autoservicio, que incluyen más de 30 funcionalidades que antes realizaba un ejecutivo de atención al cliente.

Este miércoles, Diario Financiero detalló que la firma pretende eliminar todos los puestos de cajeros bancarios para transformarlos en ejecutivos de servicio. Es decir, para que otorguen asesoría comercial y realicen la gestión de productos específicos como los créditos.

En este contexto, el vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic, descartó que los planes de modernización y automatización de los servicios vayan a generar despidos masivos.

El empresario aseguró en sus redes sociales que la administración de la entidad bancaria no considerará medidas radicales con los puestos de trabajo.

“La administración no considera despidos masivos. Modernización de sucursales, en diálogo con sindicato, contempla esfuerzos por capacitar y mantener al personal en otras labores (…)”, escribió en su cuenta de Twitter tras ser emplazado por el diputado Giorgio Jackson.