La ciudadela incaica de Machu Picchu (Montaña Vieja) reportó ingresos por US$500 millones durante 2013, al recibir 1.177.000 visitantes, informó el ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur).

Reconocida como principal ícono turístico del Perú, la urbe de piedra enclavada en los andes de la región suroriental del Cusco, a 3.200 metros sobre el nivel del mar, y levantada entre los siglos XIV y XV de nuestra era, es considerada una joya arquitectónica, patrimonio cultural de la humanidad y una de las siete maravillas del mundo moderno.

De acuerdo a los registros estadísticos, a Machu Picchu arribaron 804.000 extranjeros y 373.000 peruanos, quienes invirtieron entre US$450 y US$350, respectivamente, para en promedio un día de visita, y cubrir los pasajes en tren, la alimentación, el pago de ingreso y la adquisición de recuerdos.

Empero, se espera duplicar el número de visitantes diarios, en promedio 2.500, e ingresos económicos, de aprobarse en forma definitiva el ampliar el horario hasta altas horas de la tarde, lo cual se encuentra en análisis y a la espera de un estudio de impacto ambiental.

Paralelamente, este viernes en una reunión de gabinete ministerial en la ciudad del Cusco, se firmó el contrato para el diseño, construcción y operación de un nuevo aeropuerto, estimado en US$658 millones, en el distrito de Chincheros, entre el ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) y el consorcio peruano-argentino "Kuntur-Wasi (Casa del Cóndor)".

En 2012, el turismo, la tercera industria más grande del país, detrás de la pesca y la minería, generó ingresos por US$3.288 millones, al recibir a un total de 2,9 millones de turistas