Lima. La ciudadela inca Machu Picchu, el ícono del turismo de Perú que permanece cerrada desde fines de enero, reabrirá sus puertas el 1 de abril, mientras se aceleran los trabajos para despejar la vía férrea que conduce a la zona, dijo este martes el gobierno.

La principal vía del tren para llegar y salir de Machu Picchu fue bloqueada a fines de enero por derrumbes en la zona ante las intensas lluvias en el sureste de Perú, dejando miles de turistas atrapados en Aguas Calientes, un pueblo ubicado bajo la montaña donde se erige la ciudadela inca.

En una operación sin precedentes, el gobierno tuvo que evacuar en helicópteros al menos 4.000 turistas durante cinco días, mientras que la industria turística lanzó su preocupación de un golpe a sus vitales ingresos en esa región.

Machu Picchu, declarado como Patrimonio de la Humanidad y como una de las siete nuevas maravillas del mundo, es el imán para el negocio del turismo en todo Perú.

"La ciudadela está intacta. A partir del 1 de abril estimamos que Machu Picchu estará abierto al público nacional y al público internacional", dijo el ministro de Comercio y Turismo, Martín Pérez.

"Se está avanzando en la vía, el río Vilcanota ha bajado su caudal de forma importante, está en niveles normales, creemos que si todo sigue así, le permitirá avanzar a la concesionaria de la vía del tren a tratar de cumplir" con el despeje de la vía, agregó.

La empresa concesionaria de las vías del tren, Ferrocarril Trasandino, encargada del mantenimiento de la línea férrea, dijo que "vienen avanzando" en sus trabajos de rehabilitación de las vías.

"Si las condiciones climáticas lo siguen permitiendo, este tramo de la vía estará concluido a inicios de abril, posibilitando así el traslado de turistas en tren hasta la Estación de Aguas Calientes", señaló Ferrocarril Trasandino en un comunicado.

El gobierno, que estimó que las pérdidas al turismo por las lluvias ascenderían a unos 460 millones de soles (unos US$160 millones), lanzó la semana pasada un plan para recuperar el turismo, en una campaña denominada "Cusco a mitad de precio".

Las lluvias, frecuentes en los Andes peruanos durante el período de verano en la costa del Pacífico, se han agudizado debido al fenómeno climático de El Niño, que según expertos durará hasta el comienzo del verano boreal del 2010.

El fenómeno de El Niño es un anormal calentamiento de las aguas en la parte ecuatorial del Océano Pacífico, que perturba con lluvias y sequías los patrones climáticos globales.