Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, destacó este sábado los alcances de la cooperación integral entre su país y Argentina, particularmente en el ámbito de la tecnología y la transferencia de conocimiento.

El jefe de Estado venezolano participó en la instalación de la primera unidad de procesamiento de residuos sólidos con tecnología argentina en suelo venezolano, cuyos 280 operarios fueron capacitados en el cono Sur.

Maduro resaltó que este tipo de logros constituyen "una evidencia de como la integración de América Latina y el Caribe es cada vez más estrecha".

En este sentido, llamó a aprovechar los esquemas de cooperación internacional, que además de afianzar la integración regional, permiten ofrecer soluciones a problemas locales como lo es el tratamiento de los residuos y el saneamiento del país.

La Planta de Agua de Paloma, ubicada en el estado insular de Nueva Esparta (norte) fue construida por la empresa argentina Econovo, mediante un convenio de cooperación e integración suscrito en 2004 por ambos países.

Tras su instalación, Maduro autorizó la creación de otras 10 de estas unidades en igual número de estados del país suramericano, que se ven más afectados por la acumulación de basura.

"Debemos instalar 10 plantas modernas como ésta en 10 estados del país que lo necesiten, ya que hemos caracterizados 10 puntos críticos sobre el manejo de desechos", expresó el mandatario suramericano.

Aseguró que el Estado venezolano cuenta con los recursos en Bolívares y divisas para el desarrollo de estas nuevas unidades, y en este sentido, delegó de la responsabilidad de planificar las respectivas instalaciones a los gobernadores de Aragua (norte) Tareck El Aissami y de Nueva Esparta, Carlos Mata Figueroa.

En la jornada estuvo presente el embajador de Argentina en Caracas, Carlos Cheppi, a quien Maduro agradeció la labor emprendida por ser parte garante de que los convenios entre Buenos Aires y Caracas alcanzaran sus óptimos términos.

Asimismo, extendió su agradecimiento al gobierno argentino y su máxima representante, la presidenta Cristina Fernández, quien este año al igual que Cheppi cesan sus respectivas funciones políticas y diplomáticas.

Por su parte, el embajador Carlos Cheppi también destacó los logros que trae para la región, la vinculación cada vez más estrecha de sus naciones en todos los aspectos.

La Planta de Agua de Paloma, contiene equipos tecnológicos de punta, cuya adquisición fue convenida entre los fallecidos presidentes Hugo Chávez y Néstor Kirchner, de Venezuela y Argentina respectivamente, con una inversión aproximada de 46 millones de dólares.