Copenhague. El gigante del transporte marítimo A.P. Moller-Maersk, que gestiona uno de cada siete contenedores enviados por el mundo, no puede procesar nuevos pedidos después de un masivo ciberataque, dijo el miércoles a Reuters.

"Ahora, en este momento, no podemos tomar nuevos pedidos", dijo el jefe comercial de Maersk Line, Vincent Clerc, en una entrevista telefónica.

"Debido a la limitada disponibilidad de algunos de nuestros sistemas, también tenemos problemas para procesar pedidos realizados justo antes de la caída (de sistemas)", declaró.

El ejecutivo añadió que Maersk no tenía un calendario preciso sobre cuándo esperan volver a la normalidad y dijo que era demasiado pronto para evaluar el impacto económico que habría tenido el ciberataque.