Malas condiciones climáticas costa afuera detuvieron por completo las exportaciones de crudo desde los yacimientos del sur de Irak, puesto que la agitación en los mares evitó que los cargueros llegaran al puerto y la suspensión podría extenderse hasta el martes, dijeron el domingo fuentes portuarias locales.

Irak, un país miembro de la OPEP, envía buena parte de su petróleo por el sur, donde recientemente abrió nuevos terminales de exportación.

Un aumento en los envíos de combustible iraquí ha ayudado a compensar el impacto en los precios mundiales del petróleo de las sanciones occidentales sobre el sector energético de Irán.

"Debido al mal clima se detuvieron por completo las exportaciones de petróleo (...) Los cargueros no pueden llegar al puerto porque el mar está picado y existe temor a que ocurran accidentes", dijo a Reuters un funcionario del terminal.

Otras dos fuentes portuarias confirmaron la detención.

Las exportaciones de crudo desde los yacimientos del sur del país a través del puerto de Basora eran de 1,656 millones de barriles por día (bpd) antes de la suspensión por mal clima, dijeron los funcionarios.

Los envíos desde el sur han subido en 120.000 bpd en octubre respecto del mes pasado, lo que deja al país en vías de alcanzar su mayor nivel de exportación petrolera en décadas. Los cargamentos de crudo promediaron 2,3 millones de bpd en los primeros 18 días de este mes.