Problemas de infraestructura y el mal tiempo que azota a las costas venezolanas mantenían paralizados este miércoles los mejoradores de crudo Petropiar y Petroanzoátegui y forzaron la ralentización de Petromonagas, según informaron fuentes de la estatal Pdvsa.

Los cuatro mejoradores de la Faja del Orinoco, que convierten hasta 620.000 barriles por día (bpd) de crudo extrapesado en un producto apto para ser exportado, han sufrido de constantes fallas y paradas por mantenimiento desde el año pasado, lo que ha afectado las ventas externas.

"Ha habido problemas de salida de buques debido al mal tiempo que afectó las costas. Este miércoles empezamos a aumentar carga (de crudo) en Petromonagas e iniciaremos carga de buques de Petropiar para reiniciar operaciones mañana", dijo una fuente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

"El lunes estaremos operando con normalidad", agregó.

Buques en espera. Las trabas en el despacho de crudos han copado la capacidad de almacenamiento de estos dos proyectos, forzando la ralentización de los mejoradores desde hace una semana y manteniendo unos 18 tanqueros fondeados en espera.

Aunque Pdvsa culpa al mal clima de estos problemas, operadores aseguraron que están dañados los brazos de la plataforma de carga del muelle Sur de Jose, en el estado Anzoátegui, que sirve a los proyectos Petrocedeño, Petromonagas y Petropiar.

"La estrategia lógica sería despachar por el muelle Norte, pero los sindicatos lo han impedido pues hay mucha concentración de H2S (ácido sulfhídrico)", dijo un operador.

En paralelo, el mejorador Petroanzoátegui de 130.000 bpd de capacidad, que ha estado operando intermitentemente desde septiembre, está completamente fuera de servicio desde hace varios días por problemas en la generación de vapor, informó una fuente del proyecto.

Este mejorador había reiniciado labores a principios de noviembre, luego de que fuera detenido por daños en un compresor.