Buenos Aires. Argentina dijo este martes que los buques que atraviesen sus aguas rumbo a las Islas Malvinas, cuya soberanía reclama el país sudamericano, deberán requerir un permiso de las autoridades locales, en un endurecimiento de los controles sobre el archipiélago.

El anuncio surge luego de la detención por parte de Argentina de una embarcación que afirma había entregado ilegalmente suministros de perforación el mes pasado a las islas Malvinas, conocidas como Falkland Islands en el Reino Unido.

La embarcación, Thor Leader, propiedad de la danesa Thor Shipping A/S, es retenida en el puerto argentino Campana, donde las autoridades están impidiendo que su carga de tubos argentinos de acero se envíe a clientes en Egipto y el Mediterráneo.

La disputa entre Argentina y el Reino Unido por la soberanía del archipiélago se intensificó en los últimos días, luego de que se conocieran las intenciones de la empresa Desire Petroleum de comenzar a realizar exploraciones de petróleo en las islas este mes.

"Todo buque que se proponga transitar entre puertos ubicados en la Argentina continental y puertos ubicados en las Islas Malvinas, Georgia del Sur y Sandwich del Sur o atravesar aguas jurisdiccionales argentinas en dirección a estos últimos (...) deberá solicitar una autorización previa al Gobierno argentino", dijo el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Durante el anuncio, el funcionario explicó que la presidenta, Cristina Fernández, firmó un decreto para habilitar la medida.

Expertos estiman que el área que rodea al archipiélago podría tener abundantes reservas de hidrocarburos, pero hasta el momento los dos países no lograron un acuerdo para la exploración conjunta.

Argentina y Gran Bretaña mantienen una prolongada disputa diplomática por las islas. Una invasión argentina en 1982 provocó una guerra que dejó casi 1.000 muertos. Las tropas argentinas se rindieron tras pocas semanas de combate.

Con información de Reuters y Dow Jones Newswires