La minera canadiense Mandalay Resources reanudó las operaciones de su yacimiento chileno Cerro Bayo luego de que grupos de manifestantes locales finalizaron una serie de bloqueos, lo que permitió la entrada y salida de suministros de la mina.

El mes pasado, manifestantes en la región de Aysén, en el sur de Chile, cerraron el puerto y varias carreteras en reclamo de mayores beneficios para la zona y una reducción de los costos del combustible.

Los manifestantes comenzaron a negociar con el gobierno local días atrás, lo que destrabó los bloqueos, que tuvieron un mínimo impacto sobre la producción, manifestó la entidad.

La compañía dijo que seguirá con sus planes de aceleración para el proyecto y que trabajará para volver a niveles de producción normales.

Mandalay declaró que la interrupción no afectará su producción o panorama anual.