Río de Janeiro. "Los (residentes) locales representan alrededor del 70% de nuestros empleados y estamos ampliando esa presencia en toda la cadena industrial para ser cada vez más localizados", afirmó Peng Jian, gerente general del fabricante de autos chino Chery en Brasil.

Chery abrió su primera planta totalmente propia en el exterior en agosto del año pasado en Jacarei, en el estado brasileño de Sao Paulo, lo cual constituyó un prominente paso en la estrategia global de la compañía.

La sucursal de Chery, con una inversión total de US$400 millones, produce autos y motores. Al operar a plena capacidad tras la conclusión de la segunda fase, la planta podrá producir 150.000 autos anuales, tres veces su capacidad actual.

El proyecto creará 3.000 puestos de trabajo, más del 90% de los cuales serán ocupados por brasileños, indicó la compañía.

Chery ha abierto además 75 centros de ventas de autos y servicios en Brasil, sumado al centro de investigación que se prevé construir con una inversión de US$22,3 millones.

La localización ayuda al desarrollo de los fabricantes de autos chinos dentro de la cooperación en la capacidad productiva entre China y Latinoamérica.

Brasil, como cuarto mayor mercado y sexto mayor fabricante de autos a nivel mundial, ha atraído a la compañía estadounidense General Motors, entre otros fabricantes de automóviles, a abrir plantas en el país sudamericano.

Fundada en 1997, Chery exportó 110.000 unidades el año pasado, siendo el mayor exportador de China por décimo segundo año consecutivo.

"Chery y muchas otras compañías chinas líderes están incrementando su inversión en Brasil acorde con su optimismo sobre el crecimiento económico del país (sudamericano) y la confianza en la cooperación bilateral (con China)", expresó el embajador chino en Brasil, Li Jinzhang.

Durante su actual gira por Brasil, Colombia, Perú y Chile, el primer ministro chino, Li Keqiang, ha firmado una serie de acuerdos para impulsar la cooperación en la capacidad productiva con América Latina.

La colaboración en la industria del automóvil es uno de los terrenos destacados en dichos acuerdos.

Las cifras demuestran que entre las 51 marcas de autos en el mercado brasileño, 12 son chinas, incluidas Chery, JAC, Geely y Lifan. Los fabricantes de autos chinos incrementan también su presencia en otros países latinoamericanos.

El fabricante chino de autobuses Yutong planea abrir una planta en Venezuela en octubre, con una capacidad de ensamblaje de 3.500 unidades anuales, como parte de los esfuerzos del gobierno venezolano para mejorar el transporte nacional.

Usados actualmente en al menos 90 ciudades venezolanas, se estima que unos 2.400 autobuses Yutong transportan alrededor de dos millones de personas diariamente.