Lima. La minería ilegal representa un problema que hay que combatir, pues sus consecuencias son “catastróficas” para la naturaleza y el Estado, afirmó el premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa.

Indicó que esa actividad extractiva ilegal, que depreda los bosques amazónicos y genera diversos delitos conexos, era un problema menor que se ha convertido en mayor.

“Hay una movilización muy fuerte en su defensa (minería ilegal), pese a que no sólo es catastrófica para el Estado, sino también para la naturaleza”, afirmó en entrevista con el diario chileno La Tercera.

El escritor peruano también comentó que en Perú existe una izquierda radical que ha encontrado en el medio ambiente una bandera de lucha política, y que estaría detrás de la oposición al proyecto minero Conga, en la región norandina de Cajamarca.

“Hay una izquierda radical que ha encontrado en el ecologismo una bandera que le permite resucitar los viejos problemas. Es lo que ha ocurrido con la resistencia de algunos grupos al proyecto minero de Conga, en Cajamarca, que implica una inversión de US$4.500 millones para una región muy pobre. Hay una confrontación que puede tener consecuencias serias”, manifestó.

Vargas Llosa reiteró su respaldo a la gestión del presidente Ollanta Humala, de quien dijo esté respetando las instituciones democráticas y las políticas de libre mercado, a las que se comprometió en la Hoja de ruta.

Señaló que este cambio de Humala hacia el centro ha sido prudente y discreto, con respecto a la campaña de 2006, hasta la segunda vuelta electoral el año pasado, con la candidata Keiko Fujimori.

De otro lado, dijo que existe una banalización y “frivolización” de la política y como prueba de ello, dijo que basta ver las campañas electorales que están guiadas por los creativos de las agencias de publicidad y no por los programas.

“Es un fenómeno que abarca todos los aspectos de la vida social e individual: la política, la religión, la cultura en general, la creación y las artes”, anotó.