Quito. Más de 600 empleados de la estatal petrolera Petroecuador han sido suspendidos, dijo el viernes el ministro de Recursos Naturales No Renovables ecuatoriano, Wilson Pastor.

En una conferencia, el ministro dijo que los trabajadores fueron suspendidos tras un conflicto de intereses, dado que han comprado y vendido petróleo a través de una empresa llamada Gaspetsa, y han usado información privilegiada de Petroecuador, durante los últimos siete años.

Los trabajadores suspendidos, serán investigados por el fiscal nacional.