Al menos 200 empleados de la Aerolínea Tame fueron despedidos de manera intempestiva. Los ex trabajadores dicen no haber tenido una explicación satisfactoria de su salida.

Los empleados de la aerolínea fueron citados durante la mañana de este martes a una reunión en un restaurante del norte de Quito, donde se les notificó, de repente, que tenían que abandonar sus puestos de trabajo, lo que les generó asombro y malestar.

"Señor presidente (Rafael) Correa, yo quería jubilarme dignamente y lamentablemente usted no me ha permitido tener una jubilación digna, y eso es lo que me duele", dijo Silvana Cueva, una de las notificadas de su salida.  

En dicha reunión también se les informó que desde hace un año ya no forman parte de la Ley Orgánica de Servicio Público, sino que su dependencia laboral está bajo el Código de Trabajo, pese a que Tame es una empresa del Estado.

Con esto, a criterio de los trabajadores, se perjudicó sus liquidaciones, con las que tampoco están de acuerdo.

Al preguntarle sobre este tema a un funcionario de Tame, éste indicó que "la persona que puede hacer declaraciones es el gerente general de compañía, el señor ingeniero Rafael Farías".

En un comunicado, la aerolínea señaló que son 206 los empleados que fueron separados de la entidad, y que se debe a una reestructuración interna, indicó Ecuavisa.

Los trabajadores separados de Tame señalan que protestarán por los despidos y acudirán al Ministerio de Trabajo para denunciar lo sucedido.