Lima. Más de 20.000 familias se constituirán en micro empresas rurales, ello con la implementación de programas destinado a incrementar los usos productivos de la electricidad, informó el ministerio de Energía y Minas (MEM).

Entre los beneficios de los usos productivos de la electricidad está el mejoramiento de la calidad de vida del poblador rural, una mayor integración con la familia, el cuidado del medio ambiente y una real integración de la población con los gobiernos locales.

Esto se logra con el apoyo decisivo de las empresas regionales de distribución eléctrica, los gobiernos locales y la propia población.

En este sentido, el MEM suscribió un nuevo contrato para el desarrollo del programa piloto destinado a incrementar los usos productivos de la electricidad, que beneficiará a pobladores de las zonas rurales de Huarochirí, en la región Lima.

Este convenio, suscrito con la consultora Desco, aprovechará eficientemente la infraestructura eléctrica existente a cargo de la empresa Adinelsa, lo que permitirá aumentar las oportunidades para generación de renta y mejorar calidad de vida de estos pobladores, con el suministro proveniente del Sistema Eléctrico Rural Huarochirí.

El director de la Dirección General de Electrificación Rural (DGER) del MEM, Fernando Rossinelli, sostuvo que este tipo de actividades que realizan los pobladores, en el marco de los usos productivos de la electricidad, generan gran satisfacción porque demuestran que quieren desarrollarse a nivel personal y grupal.

“El MEM es el impulsor que realiza este tipo de acción social y, con el apoyo de los pobladores, el Estado llega con todos los medios posibles para desarrollar pequeñas industrias, mejorar la vida de una comunidad, les enseña a asociarse, integrarse y a trabajar estrechamente”, señaló.

Recordó que el MEM cuenta con dos proyectos de apoyo a la población de menores recursos, que son electrificación rural y, cocinas mejoradas, en los cuales contribuyen los principales funcionarios de la entidad.

“Con esta experiencia, los proyectos de electrificación rural deben orientarse hacia los componentes social, económico, financiero y operativamente sostenibles”, refirió.

Las cadenas productivas previstas a instalarse con este convenio, a más tardar en septiembre próximo, comprenden la implementación de estaciones de bombeo y rebombeo del Caserío Piedra Cáceres; la planta piloto de acopio y procesamiento de néctar de tuna; centro de acopio y secado de cochinilla.

Asimismo, el centro de acopio y procesamiento de penca de la tuna para elaboración de abono orgánico; el centro de acopio, limpieza, clasificación y empaque de tuna, para su comercialización como fruta fresca; y sistemas de bombeo en cinco pozos de la Comunidad de Villa Pampilla.