Santiago. Este lunes  fue inaugurado el III Foro Internacional “Chile: Oportunidad de Inversión en el Cluster Agroalimentario”, donde representantes de empresas extranjeras tendrán la posibilidad de sostener más que 500 reuniones bilaterales y visitas a terreno en diversas regiones del país con alrededor de 200 empresas chilenas.

La actividad es organizada por Corfo, a través de su programa de Promoción y Atracción de inversiones InvestChile, y busca atraer capitales y tecnología para potenciar el sector agroalimentario nacional y agregar valor a importantes industrias como la del vino y la olivícola, los alimentos elaborados, las carnes, los lácteos y la industria auxiliar.

La ceremonia fue encabezada por el subsecretario de Agricultura, Álvaro Cruzat, y el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Hernán Cheyre.

En el seminario expusieron el presidente de Asoex, Ronald Bown; el presidente de Fedefruta, Antonio Walker; la vicepresidenta ejecutiva del Comité de Inversiones Extranjeras, Liliana Macchiavello, junto a casos de éxito como Santiago Querol de Laserpack y Juan José Río de Laserbox, y el tema de la huella de carbono y huella hídrica, a cargo de Alejandro Sánchez, de Green Solutions.

“Inauguramos este foro con muchas expectativas de que las empresas que nos visitan encontrarán en Chile un buen socio, atento a sus necesidades y dedicados a que sus proyectos puedan hacerse realidad”, dijo el Vicepresidente Ejecutivo de CORFO, Hernán Cheyre.

Un ejemplo con Da Vinci. Asimismo, el Subsecretario de Agricultura, Álvaro Cruzat destacó que “las empresas tienen que actuar como Leonardo da Vinci en la pintura, quien utilizaba sus dos manos, la derecha y la izquierda. Tienen que ser capaces de mantener sus líneas de negocios, pero al mismo tiempo ir explorando nuevas líneas; innovando para conseguir ser cada día más competitivos; descubriendo nuevos procesos, nuevas tecnologías y generando nuevas alternativas de inversión”.

Cabe destacar que las actividades continuarán hasta este 11 de junio, donde los representantes de las empresas internacionales participantes en el Foro viajarán a regiones para sostener reuniones bilaterales y visitar terrenos, entre otras actividades, con sus pares chilenos.

Perfil de los participantes. El Foro congrega a empresas de Estados Unidos, España, Italia, Francia, Dinamarca, Australia, China, Nueva Zelanda, Argentina, Venezuela, y Alemania, las cuales aportan en conjunto una cartera de inversiones cercana a los US$40 millones.

Se darán cita con contrapartes chilenas de todo el país para evaluar oportunidades de inversión y alianzas estratégicas, particularmente en los sub sectores frutícola, olivícola, vitivinícola, lácteo, ganadero, alimentos elaborados y de la industria auxiliar.

Industria alimentaria en Chile en cifras. La actividad alimentaria constituye uno de los pilares del sistema productivo y exportador chileno, con ventas al exterior que en el año 2009 bordearon los US$12.000 millones, incluida la industria salmonicultora.

Cada día en el mundo 7 millones de personas toman una copa de vino chileno, 6 millones y medio de personas toman un vaso de jugo proveniente de nuestro país, 6 millones de personas consumen una porción de salmón chileno y 1 millón 600 mil personas comen fruta en conserva chilena al día.

La importancia de la actividad agroalimentaria obedece a las favorables condiciones de suelo y clima del país, su ubicación en el extremo sur del continente americano que permite la producción de frutas en contra-estación a los principales centros de consumo del hemisferio norte; la exposición norte-sur que posibilita obtener productos de gran calidad en cosechas escalonadas a través de una extensa temporada, y la protección natural frente al ingreso de pestes y plagas que prestan al territorio el océano Pacífico, la cordillera de los Andes, el desierto de Atacama y la Antártica , junto a una estricta política de protección fito y zoosanitaria.

A ello se suma la existencia de eficientes servicios asociados al proceso productivo y comercial -modernas plantas procesadoras, bodegas y almazaras con tecnología de última generación-, y una amplia disponibilidad de técnicos y profesionales calificados, entre otros factores.