Más de US$2.000 millones se calcula que debe el gobierno venezolano a los afiliados a la Cámara de Empresas de Servicios de Telecomunicaciones (Casetel), según sostuvo este miércoles su presidente Carlos Sanoja.

"Es una deuda histórica que en algunos casos se remite a dos y tres años atrás", detalló el dirigente.

Sanoja afirmó que para este año se estima que el sector requiere entre US$2.500 millones y US$3 mil millones para operar, "aunque todo dependerá de cómo se movilice la economía", agregó el presidente de Casetel.

Acusaciones. Frente a las acusaciones de Ángel Landaeta, presidente de la subcomisión de Administración y Servicios Públicos de la Asamblea Nacional, quien señaló que se presentaría ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) una demanda judicial contra las operadoras de telefonía celular "por estafa continuada y por el pésimo servicio que prestan a los usuarios", Sanoja indicó que, hasta el momento, no fijará posición con respecto a esa información.

"Las empresas del sector de telecomunicaciones están haciendo esfuerzos sobrehumanos para continuar con la operatividad y para poder mantener la calidad del servicio, ante tantas adversidades que enfrentan. Siempre se orientan a cumplir las leyes", defendió Alberto Scharffenorth, director del sector de Telecomunicaciones de Fedecámaras.

Scharffenorth señaló que las empresas de telefonía móvil pasan periódicamente reportes detallados a Conatel de su operatividad y que el organismo hace auditorías.

"El sector tiene más de dos años con las divisas represadas, con entregas deficitarias",  denunció Scharffenorth, quien destacó que, pese a todo, han registrado crecimientos.

El sector aporta aproximadamente 5% al PIB.