Tegucigalpa. Centrales obreras fueron convocadas a una reunión de emergencia para analizar el reajuste al salario mínimo por la escalada de precios en productos y servicios que provoca el aumento a los derivados del petróleo.

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez, la máxima autoridad de la Iglesia Católica en el país, dijo que una de las formas en que el gobierno del humanismo cristiano puede ayudar al pueblo que sufre por el alto costo de los combustibles es solidarizarse reduciendo los impuestos que obtiene por derivados del petróleo.

“Claro que es una situación mundial, pero deberíamos buscar otro tipo de soluciones”, señaló el jerarca de la iglesia. No obstante, llamó al gobierno a orientar sobre el ahorro y buscar los mecanismo para favorecer un poquito más a los consumidores.

“Si es necesario voy a entrar en un tema que conozco poco”, declaró para luego agregar que hay que “reducir tal vez el ingreso que tiene el Estado por cada galón de gasolina”.

El cardenal señaló que si bien es cierto tocar los ingresos que obtiene el Estado mediante los combustibles es un tema complicado, ya que “los impuestos son la manera de como el presupuesto de una nación puede dar el ancho, y si los impuestos se bajan lógicamente no tendrán presupuesto para hacer obras”, pero el gobierno debería ser solidario compartiendo esta carga.