La venta de vehículos nuevos crecería 2,6% en el 2015 en el país, marcando una recuperación en relación al retroceso registrado el año pasado, estimó la consultora Maximixe.

El Centro de Inteligencia de Negocios y Mercados de Maximixe previó que en el 2015 se venderían 192 mil unidades, representando un avance de 2,6%, debido a mejores ventas de vehículos no ligeros a nivel regional.

"Las mayores ventas serían impulsadas por las medidas dispuestas por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) orientadas a impulsar la inversión en proyectos mineros mediante la simplificación de procedimientos y reducción de plazos", anotó.

Demanda por sectores
Consideró que, de igual manera, la mayor venta de vehículos ligeros sería favorecida por la compra de un segundo vehículo por parte del segmento socio-económico "A" y "B-", principalmente entre 25 y 40 años.

Asimismo, por la mayor demanda de los profesionales recién ingresados al mercado laboral y por la expansión de las clases media-alta y alta (grupo que pasó de ser 13,3% de la población en el 2010 a 15,1% en el 2014), favoreciendo la compra de vehículos de lujo.

Mejora de infraestructura vial

Maximixe anticipó que durante los próximos años el crecimiento del sector automotor deberá estar en consonancia con el desarrollo de la infraestructura vial.

En ese sentido, refirió que es importante mejorar la calidad en la infraestructura de carreteras, así como la red vial asfaltada.

"Particularmente, la ejecución de importantes proyectos de infraestructura como la Vía Expresa Sur o la Línea 2 del Metro de Lima harán sostenible dicho crecimiento", sostuvo.

Balance del 2014

Al cierre del 2014 la venta de vehículos nuevos se contrajo 7,1% totalizando 187.081 unidades.

Esta caída obedeció a la baja comercialización de vehículos ligeros por la desaceleración económica, aunada a la depreciación local que incidió en el encarecimiento de los vehículos importados.

Asimismo, respondió a la menor venta de vehículos no ligeros, como las pick up y camiones volquetes, ante el retroceso en la inversión de proyectos mineros y el menor dinamismo en el sector construcción.

De esta manera, el comportamiento fue contrapuesto entre automóviles ligeros y pesados.

Los primeros experimentaron una leve caída, amortiguada en parte por las mayores ventas de vehículos de lujo.

Mientras que los segundos cayeron más de lo esperado, debido a la falta de importantes proyectos en cartera en Cajamarca, Cusco y Ancash.

Cabe precisar que el sector minero demanda más éste tipo de vehículos para brindar servicios en terreno, trasladar personal y realizar trabajos en faena.