Buenos Aires. CSN, el mayor grupo siderúrgico diversificado de Brasil, tiene planes de invertir unos US$2.000 millones en los próximos tres años, para expandir sus negocios de cemento en América Latina, dijo a Reuters su presidente ejecutivo.

La Companhia Siderúrgica Nacional ingresó el año pasado al mercado de cemento con la apertura de una fábrica en Volta Redonda, en el estado de Río de Janeiro, y desde el 2011 comenzará la nueva ola de inversiones.

"Una planta cementera cuesta entre US$200 y US$250 por tonelada; entonces vamos a invertir 10 millones de toneladas, US$2.000 millones", dijo el presidente ejecutivo de la empresa, Benjamin Steinbruch, en la noche del lunes en Buenos Aires.

Distribución de inversiones. "Brasil va a ser primero, Brasil va a ser mitad y la otra mitad se dividirá entre Colombia, Argentina, Uruguay o Paraguay. Y de ahí tenemos Chile y Perú también", agregó el ejecutivo, quien asiste en Buenos Aires a un congreso del Instituto Latinoamericano del Hierro y Acero.

En diciembre de 2009, CSN fracasó en su intento por comprar la cementera portuguesa Cimpor, a través de una oferta hostil de adquisición, con la que buscaba una posición relevante en el mercado mundial de cemento.

En los primeros seis meses del año, CSN vendió el 99% de las 377.000 toneladas que produjo y tiene planes de construir tres nuevas plantas de cemento en Brasil, para elevar la capacidad de producción a unos 5,4 millones de toneladas en 2014.

"Estamos produciendo 150.000 toneladas por mes y vamos a aumentar para 250.000 toneladas para finales de este año. Estamos construyendo una planta de clinker (caliza precocida) también en Brasil, pero esa sólo empieza a partir del primer trimestre del año que viene", detalló.

Apuesta. La empresa está apostando a cubrir parte del insaciable apetito por cemento y construcción de Brasil con un aumento de su producción en alrededor del 36% para este año, especialmente con los Juegos Olímpicos 2016 y la Copa Mundial de fútbol de 2014.

Casa de Pedra. Al referirse a la oferta inicial de acciones de su enorme mina de hierro Casa de Pedra, por la que inversionistas han estado esperando desde al menos 2007, Steinbruch afirmó que espera que cotice en bolsa a comienzos de 2011.

Algunos analistas han calculado que CSN podría obtener hasta US$3.500 millones cuando venda las acciones de su unidad, que incluye la mina Casa de Pedra, la unidad de mineral de hierro Namisa y algunos activos ferroviarios vinculados a las minas.

El año pasado, la firma dijo que probablemente se recaudarían hasta US$2.000 millones con la OPI de Casa de Pedra.

Ejecutivos de CSN intentan convencer a los otros accionistas de la unidad Namisa para que se fusione con Casa de Pedra y se cree una unidad de logística y minería.

Pero las compañías todavía no tienen claro cómo se desarrollará la integración de Casa de Pedra con Namisa.

"Tenemos que tener paciencia porque son muchos socios muy grandes, son asiáticos y entonces tienen un procedimiento más lento", dijo Steinbruch.

"CSN cree es bueno para todos hacer la fusión. Estamos trabajando duro para eso", afirmó.

La división de mineral de hierro de CSN es actualmente el sexto mayor productor mundial del metal.