El anuncio que Petróleos Mexicanos (Pemex) hizo este miércoles sobre el hallazgo de cuatro campos nuevos en aguas someras del golfo de México, con potencial para añadir 200.000 barriles de crudo (9%) a la producción actual, reflejará por lo menos hasta el 2018 si verdaderamente fue una coyuntura exitosa en términos exploratorios de la estatal o si obedeció a la necesidad de dar buenas noticias en plena implementación de la reforma energética, coincidieron analistas.

Miriam Grunstein, académica y experta en el sector energético mexicano, explicó que con base en los tiempos de certificación de reservas y el arranque del desarrollo de estos cuatro campos ubicados en la Sonda de Campeche y el Litoral de Tabasco, se debe esperar por lo menos 20 meses para averiguar si el anuncio realizado por Emilio Lozoya, director de Pemex, fue producto de la coyuntura política o si en verdad es la buena noticia que permitirá frenar la declinación en la producción petrolera mexicana.

Además, esta potencial producción añadida debe ir acompañada del incremento o al menos la estabilización de la producción actual, que de un año a otro ha caído prácticamente los 200.000 barriles por día que se anunció que podrán aportar estos nuevos campos.

De mantenerse estas condiciones, Pemex podrá atraer socios y, en plena etapa de licitaciones de la Ronda Uno para privados, demostrar que el subsuelo mexicano resultará productivo para cualquier inversionista. “Por ahora, Pemex tiene estos campos en calidad de asignaciones, así que para asociarse tendría que hacer primero el proceso de migración a contratos y luego buscar socios, lo que sí puede resultar muy atractivo para atraer capitales, siempre y cuando estén diciendo la verdad y cumplan con los plazos establecidos, porque, de lo contrario, este tipo de noticias que no llegan a buen puerto espanta a los inversionistas”, aseveró.

Reducir la presión. El que fuera consejero de Pemex, Fluvio Ruiz, aseguró que el gobierno mexicano y la propia estatal han recibido una enorme presión de los potenciales inversionistas, misma que incluso ha provocado que se ajusten a favor de los contratistas los términos fiscales de los contratos para campos en aguas someras de la Ronda Uno, por lo que un hallazgo importante de crudo como éste puede ser importante para mejorar las condiciones licitatorias a favor del gobierno en el contexto de precios bajos petroleros, detalló Ruiz Alarcón.

“Lo que vemos es una normalización del trabajo exploratorio en otras condiciones y claro que hablamos de una zona con enorme potencial, lo que debería ser un llamado de atención al gobierno para que plantee condiciones más ventajosas para el Estado mexicano en licitaciones”, dijo.

Cabe recordar que Pemex atraviesa un proceso de reestructura interna en el cual parece estar ensimismado, explicaron fuentes del sector.