Tal como se había previsto, la crisis económica mundial ha comenzado a reflejarase en zonas colaterales a las grandes potencias afectadas tales como Japón, Estados Unidos y la Unión Europea. De esta forma, América Latina ha comenzado  a recibir tal impacto aunque, por el momento, de manera paulatina.

El notable crecimiento que venía teniendo esta región, que se reflejaba en los pronósticos de crecimiento, se ha visto mermado por estos efectos. De hecho, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha señalado a principios de este mes que redujo su estimación de expansión para la región del 3,70% al 3,20% para 2012.

Los países que se verán más afectados son la Argentina y Brasil, con un crecimiento estimado del 2% y 1,60% respectivamente, según el organismo. Esta situación podría impactar de lleno en el balance de Arcos Dorados (ARCO), la compañía que 2007 adquirió los derechos para manejar la franquicia de McDonald’s (MCD) en toda Latinoamérica.

La firma, que emplea a más de 90 mil personas, es la novena mayor generadora de puestos de trabajos en la región y su expansión está en franco avance: ya opera 1.840 restaurantes de comida rápida y 302 McCafé.

Brasil es su principal mercado de ventas, donde se concentran el 36% de sus establecimientos, seguido por la Argentina, Chile, Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela con el 30% del total.

Gracias a esto, McDonald’s posee un 10,40% de participación del mercado de comida rápida en Latinoamérica, seguido por Burger King con el 3,30% y Subway con el 2,30%, según datos de la empresa.

La fuerte desaceleración económica en Brasil y la Argentina ha tornado incierto el panorama para la compañía en el corto plazo, lo que sólo se vería compensado por el crecimiento del 4% estimado para México en 2012, ya que allí, en Costa Rica y Panamá tiene el 26% de sus locales.

Arcos Dorados comenzó a cotizar en Wall Street el 14 de abril de 2011 en US$17, lo que le permitió recaudar US$1.250 millones. Después de alcanzar un máximo de 28,52 a principios de septiembre de 2012, sufrió la fuerte aversión al riesgo de los inversores, a lo que se le sumó que sus ganancias trimestrales no estuvieron acorde con las expectativas.

Así, terminaron cayendo hasta tocar su mínimo de US$12,03. Con su actual valor de US$15,04; la firma posee una capitalización bursátil de US$3.150 millones, un P/E ratio de 30,50 veces y un rendimiento por dividendos del 1,59%.
La empresa presentará su balance corporativo del tercer trimestre el 22 de octubre y los analistas estarán expectantes de los números que anuncie ya que será la prueba para saber si ha podido sortear con éxito la desaceleración económica de sus dos principales mercados.

1880

Mientras tanto, los siete especialistas relevados por Thomson Reuters le dan un voto de confianza a sus acciones: tres recomiendan comprar, tres mantener y tan sólo uno vender, y fijan un precio objetivo en US$16.