Madrid. El mediador en el conflicto de Iberia, Gregorio Tudela, espera que empresa y sindicatos firmen este miércoles su propuesta, que reduce de 3.807 a 3.141 los despidos, que se harían por una vía menos traumática, con la aplicación del ERE 72/01 vigente desde 2001 en la compañía.

El catedrático aseguró tener motivos para ser optimista tras la reunión celebrada este lunes con las partes.

Iberia acudía con el sí a la propuesta del mediador, que cuenta también con el apoyo mayoritario de los sindicatos.

Aunque la reunión de este lunes pretendía ser definitiva, Tudela ha concedido dos días más a los representantes de los trabajadores para que puedan consular a sus afiliados y a sus órganos de decisión.

El mediador aseguró que "no hay ningún escollo" para que la parte social acepte el documento, que podría ser "el primer paso para encauzar los problemas que tienen Iberia", y explicó que lo ocurre es que los sindicatos tienen que seguir un proceso democrático en su toma de decisiones.

Sin embargo, al término de la reunión, se han vivido momentos de tensión ante la presencia de unos 50 trabajadores de Iberia que han increpado a algunos representantes sindicales, a los que exigen que no firmen el acuerdo si no se garantiza el futuro de la compañía.

El secretario federal del sector aéreo de UGT, Francisco Rodríguez, que fue interrumpido por los concentrados en varias ocasiones, explicó que "no ha habido este lunes ninguna firma" y que las organizaciones han manifestado su opinión sobre el documento y, el miércoles, "los que quieran firmarán y los que no, no".

Rodríguez matizó que si hay acuerdo mayoritario el miércoles: "Retiraremos la huelga y, si no lo hay, Iberia despedirá a los trabajadores y nosotros mantendremos la huelga".

El sindicato de pilotos Sepla es uno de los que previsiblemente no firmará la propuesta, ya que tal y como ha explicado su jefe de sección, Justo Peral: "Esta mediación no cumple los mínimos que nos exigía nuestro colectivo", en referencia a la viabilidad de Iberia. Peral ha aclarado que la decisión última se tomará en asambleas y que, por estatutos, tardarán quince días en celebrarse.

En este sentido, Tudela apuntó que su propuesta se enmarca en la designación que se le hizo para mediar en el ERE que la compañía había puesto en marcha. Tudela que cree que las partes han entendido que no puede resolver "los problemas de una compañía tan compleja y tan importante como Iberia en 15 días".

Según Tudela, son las partes quienes a partir del próximo miércoles tendrán que "seguir trabajando por el futuro y la viabilidad de Iberia".

El presidente de los tripulantes de cabina, Sitcpla, Antonio Escobar, opinó que la propuesta del mediador es un paso necesario para poder seguir negociando, y precisó que se trata de un documento en el que se han comprometido "con el Ministerio de Fomento en el estricto ámbito del ERE extintivo y erradicarlo".

Una vez que se retire el ERE, añadió, se puede iniciar una negociación de 30 días sobre materias que el propio mediador establece, que en el caso de los tripulantes de cabina son incrementos de horas de vuelos y días de ocupación o en el de los trabajadores de tierra, cuestiones como turnos de trabajo o vacaciones.

Si pasan los 30 días fijados y no se llega a un acuerdo, el mediador le da la oportunidad a Iberia para que haga una mayor reducción salarial a los colectivos, con lo que todos, según Escobar, se pondrán "las pilas para ser más productivos" y que les rebajen lo "menos posible el sueldo".

A su juicio, desde el momento en el que Iberia ha aprobado, con el impacto que supone, invertir 580 millones de euros en lugar de 180 millones en las bajas no traumáticas, "prefiere un escenario de tranquilidad, que es donde se dan las condiciones de crecimiento", subrayó.

Por su parte, la ministra de Fomento, Ana Pastor, expresó desde Bruselas el deseo del gobierno de que se alcance en los próximos días un acuerdo entre Iberia y los sindicatos que permita recuperar la normalidad de cara a la Semana Santa, tras el acercamiento de las posturas.

También el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, se refirió hoy al conflicto, asegurando que el Gobierno desea que Iberia siga siendo "una gran compañía" y opinó que su fusión con British Airways "no ha sido equilibrada".