Tegucigalpa. En menos de una semana la medida de frijol -cinco libras- se incrementó en 20 lempiras. La semana anterior el precio al consumidor se cotizaba en 60 lempiras, y fue a partir del viernes que el valor comenzó a incrementarse en ocho lempiras y ayer el alza superó los 10 lempiras hasta llegar a cotizarse en 80 lempiras.

En lo que se refiere al valor por mayor, la carga de 200 libras de frijol rojo se cotizaba la semana anterior en 2.266 lempiras y ayer este precio subió a 3.000 lempiras.

Este fuerte aumento de casi 800 lempiras por la carga es el reflejo de la escasez de grano que registra el mercado nacional.

Pérdidas. La existencia del frijol, tanto tinto como rojo, se ha visto disminuida en los mercados capitalinos a raíz de las pérdidas que han sufrido los productores como consecuencia de los fenómenos naturales que han afectado al país. "Lo que está sucediendo es que la cosecha de primera fue baja por el exceso de lluvia.

"De 600.000 quintales que se tenía proyectado para la cosecha de primera pensamos que solo salieron 400.000 quintales", dijo Luis Donaire, presidente de Prograno. El faltante de 200.000 quintales en la cosecha de primera es el detonante del alza de precios, de acuerdo con lo explicado por Donaire.

Sumado al poco grano que existe en el mercado, los consumidores tienen que aceptar un producto de poca calidad.

Uno de los comerciantes del mercado San Pablo de la capital comentó que el poco producto que tiene está sucio pero que es lo único que tiene para vender.

"La calidad no es buena y ha salido poco grano, además las siembras de postrera se han retrasado debido a la saturación de agua tanto en laderas como en los valles", comentó Donaire.

Acciones. Ante esta realidad que se vive en los mercados, el secretario de Agricultura y Ganadería, Jacobo Regalado, aseguró que el gobierno trabaja en el diseño de una estrategia que permita contrarrestar esta problemática.

"Estamos analizando la posibilidad de importar 30.000 quintales de frijol, estamos buscando los proveedores pero no podemos dar detalles porque los coyotes pueden estar pendientes de esta información", apuntó Regalado.

"Se estima que la demanda es dos millones de quintales y cosecha de postrera pensamos que vendrá a cubrir la necesidad de grano", dijo el funcionario. Los productores recomiendan al gobierno planificar una siembra de emergencia de postrera, porque en este momento se ha retrasado en todo el país.

Se estima que la escasez del grano podría durar más de 80 días a partir de ahora, "en octubre y noviembre se consume el grano de primera, salió poco grano al mercado, no es que hay acaparamiento, sino que no hay producto", aseguró Luis Donaire, productor de Olancho y representante de Prograno.

La situación de escasez de granos básicos que vive Honduras es una constante en toda la región centroamericana, por lo que los productores recomiendan a los consumidores modificar los patrones de consumo. "La recomendación que podemos dar es consumir menos frijol y comprar más arroz y maíz, porque el frijol necesita unos 80 días para que salga y en este momento no estamos listos para sembrar", recomendó Donaire.

El titular de la Dirección de Ciencia y Tecnología (Dicta), Geovanny Pérez, aconsejó a los productores no iniciar siembra en este momento y esperar a que pasen las lluvias.