Quito. Desde hace varios días, Mario Benítez ha recorrido concesionarios para buscar la nueva versión del vehículo Picanto.

En locales de Kia le indicaron que no había unidades disponibles. El argumento fue casi el mismo: no hay en stock por las últimas medidas del gobierno.

Ese no es el único modelo que tiene problemas de disponibilidad, pues a más de Kia otros concesionarios de Chevrolet, Mazda, Renault se han excusado con sus clientes por no contar con ciertas versiones y que, en algunos casos, se ubican por debajo de los US$20.000.

La semana pasada, Clemente Ponce, de la Asociación de Empresas Automotrices, anticipó que como consecuencia de la imposición de licencias para importar, los aranceles y las dificultades para sacar vehículos de los puertos, algunas marcas se estaban quedando con carros más caros.

En Iokars, que comercializa carros de Kia, se percibe esta situación. Allí no hay modelos que para el consumidor de clase media podrían tratarse de carros con precios ‘asequibles’. Juan Francisco Baca, gerente de ese local, explicó que tras las medidas, los inventarios se han reducido. No tienen el Picanto R, el Río Stylus y el Río Xcite.

“Salió el tema de las licencias de importación y muchos no pueden importar porque ya pasaron los volúmenes que tenían, y eso trae que el inventario se vaya consumiendo”, aseveró Baca, quien agregó que tuvo que reducir su plantilla de vendedores externos al no tener suficientes carros.

Ello, además, implica que reduzca sus perspectivas de ventas para este último trimestre.

Mónica Granda, gerenta comercial de Audesur, que vende Renault, sostuvo que como la feria del Autoshow no se realizó este mes, las personas se han acercado a los concesionarios en busca de opciones, pero no en todos los modelos hay inventario. “En algunos de los modelos hay una escasez versus la demanda”, señaló.

En locales de Chevrolet ocurre algo similar. El gerente comercial de una concesionaria explicó que en los últimos días no han tenido stock de modelos como el Aveo Activo ($ 15.200), Emotion ($ 18.000) y ciertas versiones de las camionetas.

La gerenta de un local de Ecuamotors (Mazda) comentó que en ciertos modelos ‘full’ equipo no tienen suficiente disponibilidad. “Todo dependerá de cómo nos vayan entregando unidades”, agregó.

Como ha sucedido con automotores o componentes que vienen de Japón, esta marca ha hecho ajustes de precios ante la revalorización del yen.

En cambio, concesionarios que aseguran tener modelos para responder la demanda han suprimido promociones, como la entrega de bonos o el pago de la matrícula. Marco Galarza, gerente comercial de Auto Importadora Galarza (Hyundai), sostuvo que ellos tienen para responder a los pedidos, aunque reconoció que “se han restringido las promociones”.

Galarza estimó que con las medidas que afectan a algunas marcas el mercado en general puede terminar con menos unidades vendidas.