Humberto Holguín espera mejorar sus pastas con la nueva maquinaria procesadora que por US$600 mil que hace pocos meses adquirió en Italia. Tiempo atrás, su abuelo, Jorge Paredes hizo lo mismo: Invirtió en los primeros artefactos comprados en la tierra de la pasta en ese país también para incursionar en el negocio de las harinas y crear la empresa hace 62 años.

Los fideos Paca, hechos en Ambato, este año se vienen con todo. El joven heredero del negocio familiar espera diversificar su cadena de productos este año, introduciendo al mercado pastas con vegetales, maicenas saborizadas y harinas especiales para elaborar pastas y galletas. Por eso, además de las máquinas, parte de su inversión la ha orientado hacia innovar sus alimentos.

La otra parte la ha invertido en publicidad, para dar a conocer a sus fideos Paca -que ya son populares en el centro del país- en otras ciudades como Quito y Guayaquil. Para ello, durante este año invirtieron 400 mil dólares en difundir su producto a través de publicidad en medios, segmentación en percha, promociones y colocación de material P.O.P. Y les ha dado resultado, pues no solo han logrado un aumento del 5% en sus marcas, sino que también se abre paso como una de la marcas más recordadas en Ecuador, según un estudio que la empresa consultora Ipsa Group realizó en octubre de 2010, cuyas encuestas colocaron a los fideos elaborados en Ambato en el número 52.

Una de las promociones que les ha resultado más eficaces son las alianzas estratégicas que hacen con otras empresas. Por ejemplo, este año hicieron una campaña con Plasticaucho (zapatos Venus) en la que por cada compra de productos Paca se regalaba un descuento adicional en bolsas de plástico. “En eso rompemos un poco los esquemas porque combinar calzado con producto alimenticio no le veían mucho futuro pero nos dio resultado”, cuenta Humberto Holguín cuya empresa procesa al mes unos 750 mil kilos.

Este tipo de promociones lo mantienen unas cinco veces al año en ciudades del centro del país, pero no  todas  pegan  en  el resto de ciudades, por eso planifican campañas dependiendo de dónde se las realice.

En el caso de Quito, arrancaron con degustaciones en los puntos de venta en autoservicios, en mayoristas y regalos directos al consumidor. “Arrancamos con una ruleta regalona”, dice Holguín. La estrategia de marketing varía puesto que en ciudades como Quito, la gente está acostumbrada a comprar el producto enfundado, mientras que en el centro del país, lo suele comprar al peso en el mercado. “El consumo en estas ciudades es diferente por eso las promociones tienen que ir de distinta manera”, dice el propietario, que tiene 31 años y es gerente general de la empresa desde hace seis meses porque su abuelo, lo invitó a dirigir la empresa que fundó. Holguín comenzó como ayudante de mecánico y rotó por todos los puestos hasta conocer el “know how” de cada departamento.

Pastificio Ambato fabrica y comercializa las marcas de fideos Paca, Gino -nueva en el mercado- harina y avena Paca y maicena Patrona. Sus ventas hasta noviembre de 2010 fueron de casi US$10 millones, de los cuales, lo que recaudaron por exportaciones a España y a Italia fue US$1 millón 289 mil.

Para procesar sus productos, la empresa tiene dos plantas, la que hace el fideo es de 9 mil metros cuadrados, mientras que la que tiene el molino es de 12.300 metros cuadrados.

Su crecimiento en 2010 fue del 6,37%, sin embargo, el año anterior fue del 9% es por eso que otro de los proyectos de Humberto Holguín para este año es incentivar el consumo de fideo, ya que cree que en el mercado ecuatoriano tiene un concepto equivocado del alimento y lo elimina de su dieta porque hace engordar a quien lo consume.

“La gente tiene temor de consumir un carbohidrato, pero ellos tienen que ver que los beneficios que tienen estos carbohidratos, como vitaminas. En Venezuela, por ejemplo, les dan fideos a los niños para evitar la desnutrición”, dice Holguín, quien espera que en el futuro los ecuatorianos consuman más fideos.

Él quisiera alcanzar el consumo de fideo que existe en Colombia, donde cuenta que el consumo per cápita subió del 4,8% al 6,2%, desplazando a la arepa. “Hubo una concienciación tanto del gobierno como una entidad que monitorea la desnutrición en Colombia y vieron las fortalezas de la pasta”, dice. En la actualidad, el consumo de fideo per cápita es de apenas 4 kilos en Ecuador, pero se espera que aumente.

Con estas estrategias, Holguín espera incentivar el consumo de fideos como en el transcurso del año pasado también lo hizo Moderna Alimentos, cuando adquirió Molinos La Unión, para volver a posicionar a los clásicos fideos Cayambe.