Buenos Aires. La principal plaza de granos de Argentina volvió a operar con normalidad el lunes, tras la huelga comercial de una semana que los productores agrarios realizaron contra las restricciones del gobierno a las exportaciones de trigo.

Los productores, que arrastran una disputa de años con la presidenta Cristina Fernández, concluyeron la protesta en la medianoche del domingo, pero dijeron que podrían volver a realizar medidas de fuerza si el gobierno no libera las exportaciones de trigo.

El cese de comercialización paralizó las ventas de soja -el principal cultivo del país- en el puerto de Rosario y llegó a impulsar los precios en los mercados internacionales de granos, ya que la nación sudamericana es uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos.

"El movimiento es el de cualquier día de operaciones del mercado, aunque en enero la actividad suele ser reducida. Ya hubo muchas consultas y los operadores están en el piso", señaló a Reuters un operador de Rosario.

El lunes llegaron a la zona portuaria de Rosario, en el centro del país, 1.983 camiones, 385% más que el domingo, aunque los operadores no esperan un volumen significativo de ventas en una época del año en la que los actores de la plaza empiezan a mirar a la próxima cosecha de soja, que se iniciará en marzo.

La pelea de los productores rurales con la presidenta Fernández comenzó en el 2008, cuando las autoridades intentaron subir el impuesto a las exportaciones de soja, lo que disparó una feroz y extensa protesta de los chacareros que mantuvo en vilo a los mercados y sumergió al gobierno en una crisis.

Ahora piden a las autoridades que liberen las exportaciones de trigo para poder cobrar el precio de mercado por el grano, ya que argumentan que la intervención del gobierno favorece acuerdos entre exportadores y molinos para comprarles la materia prima a un valor inferior.

Argentina es el primer exportador mundial de aceite y harina de soja, el segundo de maíz y uno de los principales de trigo.

Conflicto sindical. En medio de la huelga comercial de los productores, la central sindical que agrupa a los trabajadores del área de San Lorenzo, en los suburbios de Rosario, anunció para esta semana una huelga en reclamo de un alza salarial.

La central sindical Confederación General del Trabajo (CGT) de San Lorenzo pretende que todos los empleados de las compañías agroexportadoras cobren el mismo sueldo mínimo que los obreros aceiteros, cuyo gremio obtuvo una mejora salarial a fin del año pasado.

El lunes, representantes de las empresas y autoridades de la provincia de Santa Fe -donde se encuentra Rosario- se reunirán con los líderes sindicales en busca de evitar una protesta que podría perjudicar el abastecimiento de granos de las terminales agrícolas.