A pesar de que no hay perspectivas de crecimiento para la industria de cervezas en el país, las empresas del sector siguen apuntalando a las cifras del alto consumo per cápita de este producto, que ubican a Venezuela a la cabeza de la región.

"El mercado de cervezas ha caído en los últimos dos años y se espera que este año continúe afectada la industria de bebidas en general, tanto alcohólicas como no alcohólicas", señaló Orlando Perdomo, presidente de la Cámara Venezolana de Fabricantes de Cerveza (Caveface).

Perdomo lo atribuye a un menor poder adquisitivo. Se estima que en el año 2008 el mercado cayó 5% y el año pasado la caída fue mayor: 7%.

No obstante se vendieron 2.300 millones de litros de cerveza, según Caveface y, de acuerdo con datos del informe de gestión 2009 de la cervecera Ambev, el consumo per cápita en Venezuela fue de 86,7 litros, el más alto de la región. Prácticamente duplica el consumo de Argentina, que le sigue en la lista. Esto coloca al país como un mercado interesante para la industria.

Un consumo particular. Este mercado en Venezuela ha sido siempre muy particular. Hace apenas unos años solo existía un tipo de cerveza. Hoy, se observa una gran variedad de marcas y segmentos. Los gustos han cambiado y la categoría light es la que actualmente domina.

Se estima que Polar acapara cerca de 65% del mercado, en el que hasta ahora competían otras dos marcas: Regional (en manos del grupo Cisneros) y Brahma, de la trasnacional Ambev, que hace solo unos años se fusionó con otra grande: Anheuser-Bush.

Ante el anuncio de una alianza estratégica entre las dos últimas (la negociación apunta a una participación de 85% para Regional y 15% para Brahma), se espera que el mercado se redimensione.

"Esta unión fortalecerá y dinamizará el mercado nacional, con un gran portafolio de marcas", señaló en un comunicado de prensa Ricardo Moreira, vicepresidente de Ambev para Hispano Latinoamérica.

En su informe de resultados para el segundo trimestre de 2010, esta compañía de origen brasileño señala un aumento del volumen de 1,5% en su unidad de negocios Hila-ex (Venezuela, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Perú, República Dominicana), que atribuye particularmente a Venezuela y a mejoras en la mayor parte de los países en los que opera.

Sin embargo, reseña que en Hila-ex el Ebitda (ganancias después de impuestos, amortizaciones e intereses) cayó 16,3 millones de dólares, cifra que la compañía atribuye también a la actividad en el país, que asegura que sí había crecido en los cuatro trimestres anteriores, aunque calificó la economía como "hiperinflacionaria".

"Las alianzas están ocurriendo en muchas empresas del mundo y en los más diversos sectores. Es una tendencia que casi siempre tiene que ver con buscar mejoras para competir o ciertas ventajas como mayor capacidad instalada o de distribución", indicó Perdomo.