Las ventas de automóviles en el mercado mexicano acumularán siete años de crecimientos, en tanto que las correspondientes de Brasil sumarán cuatro años de caídas consecutivas, proyectó el banco canadiense The Bank of Nova Scotia (Scotiabank).

Durante todo el año en curso el banco estima que en México se comercializarán 1 millón 550.000 vehículos ligeros, un alza interanual de 14,8%; mientras que las ventas de autos en Brasil (sin incluir camiones ligeros) reportarán un descenso de 20,3%, para llegar a 1 millón 450.000 unidades.

Las ventas de vehículos en América del Norte superaron los 20 millones de unidades el año pasado por primera vez en la historia y han aumentado 3% en el acumulado de enero a julio del 2015.

“México está a la cabeza, con un volumen creciente de 18% en lo que va de año (enero-julio), impulsado por un mercado laboral fuerte y una aceleración en el crecimiento del crédito”, dijo Carlos Gomes, analista de Scotiabank, en un reporte.

Los préstamos de automóviles en México se incrementaron 15% en los primeros siete meses del 2016, aun cuando las tasas de interés han comenzado a aumentar, agregó Gomes.

Desde principios de año la asociación nacional de concesionarios de Brasil, Fenabrave, anticipó que la comercialización de automóviles en su país caería en el 2016 por cuarto año consecutivo.

Durante su racha de crecimiento en el periodo del 2010 a 2016, las ventas de vehículos ligeros en el mercado mexicano acumularían un crecimiento de 106%. En contrapunto, con el mal paso de los últimos cuatro años, incluido el 2016, Brasil tendría una baja de 21,2% en sus ventas en ese periodo.

Desde principios de año la asociación nacional de concesionarios de Brasil, Fenabrave, anticipó que la comercialización de automóviles en su país caería en el 2016 por cuarto año consecutivo.

Con ventajas como su ubicación geográfica, sus acuerdos comerciales y sus menores costos de fabricación, México le quitó a Brasil el título de mayor productor de autos de América Latina en el 2014.

Según un estudio conjunto de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil (Anfavea) y la consultoría PwC, México tienen menores costos para producir automóviles que Brasil, lo que ha influido en las decisiones de inversión en ambas plataformas productivas.

En promedio, por cada US$100 gastados en el armado de un modelo en las plantas automotrices de China, el costo equivalente sería superior en India (105), México (120) y Brasil (160).

“México hizo mejor la tarea que Brasil. Tiene la realidad más próxima de las condiciones del mercado brasileño pero supo operar mejor en la globalización”, dijo Cledorvino Belini, presidente de Anfavea.

El estudio consideró los costos relacionados con materias primas e insumos, fabricación, logística, capital, trabajo, impuestos, administración y burocracia.

Ayer miércoles la Anfavea informó que la industria de Brasil registró una caída anual de 18,4% en producción de autos en agosto y se derrumbó 20,1% en el acumulado de los primeros ocho meses del año.

De acuerdo con el balance de la entidad, en agosto se vendieron 183.900 automóviles, 1,4% más que en julio, pero 11,3% menos respecto del octavo mes del 2015.