Lima, Andina. El mercado de tarjetas de regalo, que permiten al destinatario seleccionar su obsequio, asciende a aproximadamente US$40 millones, estimó el gerente general de Bigbox, Gastón Parisier.

Explicó que la expansión de la clase media y la demanda por productos de alta calidad son los motivos por los que empresas de tarjetas de regalo, orientados al sector corporativo y a niveles socioeconómicos altos, ingresan al Perú.

"Luego de habernos consolidado en Uruguay, decidimos ingresar al Perú por diversas razones y una de ellas es porque es un país que impulsa las inversiones extranjeras y los marcadores macroeconómicos son más que favorables", señaló.

Agregó que otro factor es el desarrollo de la gastronomía local que es internacionalmente reconocida.

“El consumidor peruano es exigente, totalmente afín a nuestra identidad, tiene en claro que la vida se mide en momentos vividos, y nosotros somos expertos en generarlos”, anotó.

El grupo societario de Bigbox, que busca regionalizar su marca con el concepto de regalar experiencias y darle al homenajeado la posibilidad de elegir dónde, cuándo y hasta con quién disfrutar el obsequio.

"Al no existir ninguna propuesta similar tenemos la posibilidad de repetir lo que nos ha sucedido en los otros países convertirnos en los líderes en el mercado y que Bigbox sea sinónimo del mejor regalo que uno pueda realizar, tanto a nivel corporativo como retail", señaló.

La empresas espera captar el 0.5 por ciento del mercado que en el primer año de operaciones, y colocar entre 12,000 y 15,000 tarjetas o cajas de regalo.

"Hemos tenido una gran aceptación en las primeras semanas de operación lo que indica que llegaremos fácilmente a esos valores", dijo.

Bigbox tiene plan de negocios dividido en dos períodos el primero obtener un porcentaje importante del mercado limeño a través de una Box en cada una de nuestras cuatro categorías: Gastronomía, Bienestar, Estadías y Aventuras.

Una segunda etapa en la cual se incorporarán nuevas cajas que ofrecerán experiencias en las distintas provincias del Perú, logrando cobertura a nivel nacional.

El 80% de las ventas de Bigbox en Argentina y en Uruguay son corporativas, pero desde la empresa creen que de a poco se parecerá al mercado europeo, donde el principal comprador de experiencias pasó a ser el consumidor final.