Montevideo. Hoy se encuentran yerbas para los nervios, la acidez, para diabéticos,para adelgazar, e incluso para los problemas de próstata.

Desde las principales marcas se señala que la yerba tradicional ya no tiene salida como antes y que las funcionales comienzan a ganar posiciones a pasos agigantados, hasta adueñarse casi de la mitad del mercado.

Además se visualiza como difícil la posibilidad de que nuevas marcas logren entrar a "una cancha con demasiados jugadores".

Brindar un beneficio puntual para la salud del consumidor a través del surgimiento de nuevas líneas es la solución encontrada por las marcas para lograr diversificar el rubro.

La gerente de la consultora Nielsen Uruguay, Verónica Bustamante, indicó que la yerba funcional se pone cabeza a cabeza con la convencional, y ya abarca el 48% del total del mercado.

Según Nielsen, del consumo registrado en cadenas de supermercados, Canarias sigue siendo la líder en su versión clásica, seguida por Baldo, La Selva, Cabral, Armiño, Del Cebador, Sara, La Canarita, Salud y Flora, Marcas Propias, y La Vuelta.

Por su parte, uno de los directivos de la consultora ID Retail, Gustavo Rodríguez, afirmó que sin el surgimiento de las líneas funcionales el consumo de yerba no hubiese tenido el crecimiento que tuvo y no se hubiese captado a consumidores que antes no tenían el hábito de tomar mate.

"Para poder seguir creciendo apelaron a productos que suavizan efectos colaterales negativos que se reconocen en la yerba", apuntó.

Según Rodríguez, la yerba convencional sufrió una transición de "decrecimiento". "Muchos de los beneficios que otorgan las compuestas, la tradicional ya los ofrecía.

Lo que hicieron fue adicionarle alguna hierba específica conocida por un beneficio funcional", destacó.

ID Retail tiene un registro de un total de 70 marcas diferentes en plaza.

Consultados representantes de Canarias, Sara, Armiño, La Vuelta y Cabral, la mayoría coincidió en que el mercado está saturado y la entrada de nuevas marcas es difícil, dado que el consumidor uruguayo es fiel a su marca predilecta y la nueva debería ofrecer algo novedoso y asimismo no tendría el éxito asegurado.

La mirada de La Vuelta, de Coca Cola, que entró a fines de 2009 en un mercado consolidado, es claramente mucho más optimista.

"En el mercado hay espacio para todas las propuestas y todas las marcas pueden convivir en los diferentes puntos de venta, con diversas opciones para los consumidores", aseguró la coordinadora de Marketing de Montevideo Refrescos, Ximena Lema.

La Vuelta se presenta asegurando un "sabor auténtico y perdurable sin efectos adversos de digestión y nervios". Su objetivo es conquistar a un público "que se toma la vida de una manera descontracturada" y está abierto a probar nuevas opciones.

"Nos enfocamos hacia el sector de las bebidas, ya que tenemos una trayectoria y un know how que se respalda en 125 años de experiencia a nivel internacional", agregó Lema.

Contrapunto de marcas. Si bien Canarias sigue siendo la compañía líder del mercado y todas sus versiones -Canarias, Baldo, Canarias Serena, Canarita, Canarita Compuesta, San Pedro y Remanso- superan al resto, la marca entiende que "es natural" que al tratarse de un mercado maduro, las empresas busquen estrategias para diferenciarse y surjan nuevas propuestas.

Sin embargo, pone en duda la supervivencia de las mismas.

"Algunas de ellas siguen tendencias claras que podrían ser sostenibles en el tiempo, y otras, podrían ser pasajeras", afirmó el gerente de marketing de Canarias, Nelson Loira.

De todas formas, hasta la insuperable Canarias tuvo que ponerse a tiro con la creciente oferta de opciones en el mercado. En el segmento de yerbas compuestas tiene Canarias Serena y Canarita con Hierbas.

La primera contiene hierbas con beneficios sedantes y la segunda ofrece ingredientes digestivos a base de marcela, carqueja y anís.

"En los últimos años estamos divulgando las propiedades de la yerba tradicional sin agregado de yuyos, que no eran conocidas masivamente por los uruguayos. Como ser el beneficio antioxidante y el hecho de que el consumo de mate favorece la eliminación de calorías", aseguró Loira.

En ese sentido, Sara, con una trayectoria de 93 años y posicionada como una marca tradicional, confirmó que el mercado de las clásicas está saturado y "no resiste mucho más". De cualquier forma, tanto Canarias como Sara, defienden a capa y espada sus productos convencionales y los beneficios de este tipo de yerba.

El gerente de Unidad de Alimentos de la importadora de Sara -Carrau & Cia-, Pablo Tasende, cuestionó la eficiencia de algunas marcas funcionales. "Hay mucha marca prometiendo mejorar la salud, cuando esto no está científicamente comprobado. En la mayoría de los casos en que se dice que tomar mate produce acidez, esto no se debe precisamente por el producto, sino por la ingesta del agua muy caliente", comentó.

En contrapartida, el propietario de Cabral, José Cabral, insistió en que la yerba tradicional "genera algunas consecuencias negativas como acidez, nervios, o son muy fuertes".

Marca bien definida. Antes de incursionar en el área de las yerbas mate, Cabral trabajaba productos a base de miel, propóleos y todo lo referido a la apicultura.

Más tarde, comenzó con hierbas, pasando en 2000 al rubro del mate en la categoría de yerbas compuestas.

Hoy trabaja con líneas dirigidas a nichos pequeños que apuntan a mejorar debilidades puntuales de los consumidores. En 2008 llegó a lanzar una versión para los problemas de próstata.

"Vimos un crecimiento importante en las compuestas, relacionado a la idea de una vida más sana, del cuidado de la salud y el énfasis porque el uruguayo coma mejor.", afirmó José Cabral.

En 2000 salió la primera yerba compuesta de la empresa. En 2003, Silueta Ideal irrumpió en la categoría para la pérdida de peso. "Nos dimos cuenta que en el mercado uruguayo no había ninguna que diera respuesta a la necesidad de adelgazar. En Argentina ya existían", señaló Cabral.

Actualmente, es consumida mayormente por mujeres.

"Silueta fue un crecimiento muy grande para la marca, ya que las ventas se incrementaron. Es nuestro producto líder", agregó el empresario.

En 2006 salió la yerba para Nerviosos y en 2007 la línea Diab para diabéticos. Un año después se lanzó Prostamate, un producto que apunta a un público masculino con problemas de próstata.

Según explicó la consultora ID Retail, a la hora de elegir una yerba los uruguayos necesitan las garantías de una marca tradicional. Las yerbas propias de las cadenas de supermercados no tienen una participación de mercado muy alta respecto a las populares. Yerba Tienda Inglesa es la que más salida tiene.

"Somos muy conservadores. Nos enganchamos con un sabor y nos cuesta mucho cambiarlo", señaló Gustavo Rodríguez. Agregó que el mate "ahora tiene prestigio social y entró en las oficinas. Antes, se lo asociaba a los estratos sociales más bajos".

El ”hueco” en un mercado de alta fidelidad
"Con la yerba se establece una contradicción complicada", afirmó el director de la agencia Notable Publicidad, Diego Lev.

Es que "por un lado, el producto tiene que renovarse permanentemente, pero por otro, su consumo ti ene que conectar al público con el pasado y las tradiciones".

El publicitario señaló que la creciente oferta de yerbas funcionales responde a la necesidad que tienen las marcas de buscar nuevos nichos y encontrar un difícil "hueco " en el mercado.

"Es difícil captar nuevos consumidores, porque es un producto por el que la gente siente una fidelidad muy importante y no rota. Entonces, se ven en la necesidad de ofrecer un beneficio irracional", explicó.

Según Lev, las dos cuestiones son válidas y ninguna marca debería descuidar ninguno de los dos aspectos. "Pero en este plan de encontrar su lugar, terminan imitando modelos de otros productos. La yerba no funciona de este modo", razonó.

Una gran idea. Hace pocas semanas Notable ganó junto a la yerba Armiño el Gran Effie, el premio mayor en un certamen que distingue la eficiencia publicitaria. Con la campaña "Somos de acá" se logró llegar al público del interior del país y aumentar las ventas.

"Entendimos que la elección del consumidor por una marca no es únicamente racional y que hay aspectos afectivos en juego", apuntó Lev. Para la marca era prácticamente imposible "poner una ficha en un tablero que ya estaba lleno". Darse cuenta de que en el interior había una riqueza desaprovechada fue "una gran idea", remató Lev.