Ciudad de México. "Queremos romper un tabú, en México casi no se utiliza aceite de oliva y sus propiedades son muy beneficiosas y acentúa el sabor de las comidas”, sostuvo Gian Carlo Corte, director de Latitud Sur, en una presentación de sus aceites chilenos Santiago y O-Live&Co., en el restaurante Santa Pizza de la Roma, en la capital mexicana. Aunque en México el consumo de aceite de oliva se considera aún marginal, su consumo aumentó el pasado año 4,3% en volumen y 7% en valor.

Corte explicó que “Chile tiene 15 millones de habitantes y consume en promedio aproximadamente 3,5 o 3,8 millones de litros de aceite al día. México tiene 115 millones de habitantes y consume la misma cantidad que consume Chile”, por lo que con una buena educación sobre aceites de oliva, el mercado debe crecer mucho todavía.

El empresario de origen chileno opinó que en México el mercado potencial de consumidores de aceite de oliva “puede crecer en los próximos cinco años a 7, 8 o 10 millones de litros, lo cual sería prácticamente duplicar el consumo que hay hoy día”. Aunque pueda sonar complicado, recordó que esto es lo que ya está sucediendo en los últimos diez años en el mercado del vino.

“Para ello, las empresas de aceite de oliva tenemos que hacer nuestro trabajo, educar a los consumidores, enseñarles los beneficios del aceite de oliva”, tanto en la salud como en el sabor de la cocina. También enseñarles a distinguir entre los distintos aceites de oliva y sus niveles de acidez. “La gente no consume aceite de oliva porque no sabe”, se lamentó.

El aceite de oliva extra virgen posee grandes virtudes. Hoy posee un prestigio como un alimento sano y natural de propiedades benéficas para ser humano, siendo uno de los principales componentes de la famosa dieta mediterránea. El aceite de oliva acentúa el sabor de muchos alimentos, enriqueciendo las comidas.

También llamado oro líquido, reduce el colesterol, previene enfermedades cardiovasculares y diabetes, y previene y trata el cáncer de mama gracias a su principal elemento, el ácido oleico.