Santiago. Los productores de vino en Chile perciben un sostenido crecimiento en el mercado de vitivinícola chino, sostenido en parte con aporte del Estado, en un fenómeno que los vineros sudamericanos pretenden aprovechar.

"En China sólo el 20% es vino importado. El resto es vino local. Sin embargo, los niveles de aumento en el consumo de vino importado son sostenidos y van al alza", dice en entrevista con Xinhua, Julio Alonso, director de Wines of Chile Asia, la mayor entidad gremial de los productores de vino chilenos.

De acuerdo a estadísticas de la entidad, los chinos tienen un consumo per cápita de 3,4 litros anuales, con un horizonte de crecimiento hasta al menos los 7 litros. De un espectro de 38 millones de chinos que consumen vino importado. "Es decir, las oportunidades son amplias y debemos aprovecharlas como país", agrega Alonso desde la oficina de la gremial chilena en Shanghai, China.

El vino chileno ocupa el puesto número cuatro a nivel de países exportadores de vino al mundo. Se exporta más del 70% de los mostos del país sudamericano a más de 150 países y regiones.

"El mundo conoce y reconoce nuestros vinos hoy. Los mercados más importantes siguen siendo Estados Unidos y Europa, pero el crecimiento del vino chileno está en Asia", dice el ejecutivo.

En Chile sólo ocho grupos económicos concentran más del 60% de la producción del vino que es exportado hacia el extranjero, es decir, sin considerar el consumo interno.

Para el director de la oficina en Asia, "es en países como Japón, República de Corea y China, donde los niveles de consumo de vino importado crecen en forma sostenida, como también las importaciones de vino importado en volumen y valor aumentan notoriamente cada año".

Respecto al mercado de China, en la actualidad posee una superficie cultivada de casi 800.000 hectáreas, superando a Francia para convertirse en el segundo mayor productora de uvas en el mundo entero.

En ese sentido para el director para Asia de Wines of Chile, que agrupa a los 90 principales productores de vino en Chile, el rol del Estado en China comienza a tener gravitación.

"Son grandes productores mundiales de vino. El Estado Chino ha sido un buen aliado para la industria, de hecho, ha apoyado el consumo de vino en comparación a otras bebidas como el 'baijiu' (licor en chino mandarín), más alto en alcohol y sin los efectos benévolos con que cuenta el vino en relación a por ejemplo, la circulación sanguínea, la piel y la longevidad", indica.

Respecto a formas de cooperación entre los productores de Chile y China, el representante de la entidad gremial expone un escenario auspicioso.

"La reciente join entre Perfect China y viña Undurraga o la familia Yuraseck da cuenta de esa asociación estratégica, en que los chinos se incorporan ahora de una forma vertical en el negocio. En lo enológico, Wines of Chile está promoviendo la cooperación, realizando próximamente un encuentro en el sur de Chile, donde serán invitados connotadas figuras de la enología de China a conversar con los enólogos chilenos", indica como ejemplos concretos.

Panorama en Chile. En Chile sólo ocho grupos económicos concentran más del 60% de la producción del vino que es exportado hacia el extranjero, es decir, sin considerar el consumo interno. Se trata de las familias Guilisasti, Luksic, Claro, Solari, Chadwick, Larraín, Montes y Edwards, cuyas ventas en total superaron los 940 millones de dólares en 2014.

Según un informe de la propia entidad, las exportaciones de vino embotellado crecieron un 4% durante 2014, alcanzando los 1.515 millones de dólares exportados. Fuentes de la industria atribuyen este leve crecimiento al alza que presentó el vino a granel durante dicho lapso. Sin embargo, explican que las expectativas para este ejercicio son más alentadoras a raíz de un stock más restringido que elevaría el precio promedio por botella.

La familia Guilisasti es, sin duda, la que lidera el ránking en exportaciones. Controla el holding Concha y Toro, y opera viñas como Cono Sur, Emiliana, Viña Maipo y Viña Alma Viva, a través de las cuales durante el año pasado obtuvo ventas por 460 millones de dólares en el exterior, un 1,2% más que en 2013.

Respecto a expertos que han trabajado con China en el desarrollo de este mercado en la nación asiática, Alonso indica que "Aurelio Montes, Marcelo Retamal, Francisco Baettig, Cristobal Undurraga, Marcelo Papa, tantos otros que están conectados con China, que visitan el país y que por lo tanto tienen un lazo que pueden estrechar".

Sobre los objetivos a futuro de los productores chilenos, el representante de Wines of Chile señala: "Estamos alineados en crear mayor atención en China".

"El cumplimiento de los 45 años de relaciones diplomáticas; 10 años de Tratado de Libre Comercio; firma reciente de una acuerdo para evitar la doble tributación; exención de pago de visados recíproco; intercambios culturales cada día más fuertes y una serie de emprendimientos a nivel privado, todo lo cual debe confluir en orden a estrechar los intercambios entre ambos países, y por cierto, posicionar al mediano plazo al vino chileno como el primer vino importado en el mercado chino", concluye.