Londres. La cervecería SABMiller superó las expectativas del mercado con un incremento de un 3% en los volúmenes trimestrales gracias a la expansión en Africa y Asia, al tiempo que pronosticó una mejoría sostenida en las condiciones de muchos de sus mercados emergentes.

La firma, concentrada en general en mercados en desarrollo, ha eludido la mayoría de los momentos difíciles sufridos por sus rivales con exposición al mercado de Europa oriental.

Pero igual que sus rivales sufrirá costos más altos en los insumos en el futuro, dada el alza en los precios de la cebada y del maíz.

SABMiller, con oficinas centrales en Londres y fabricante de Miller Lite, Peroni y Grolsch, elevó los precios de sus bebidas para impulsar su ingreso trimestral en un 6%.

Dijo que la mejoría en Europa ha ayudado a compensar una baja en Colombia, que fue azotada por las peores lluvias en 50 años.

El fuerte crecimiento en los volúmenes en Asia y Africa compensó los hundimientos en los volúmenes de América del Norte y del Sur en su tercer trimestre fiscal -el período octubre-diciembre-, que tiene una gran dependencia del consumo veraniego del producto en los mercados sureños de Sudáfrica y América Latina.

La gran sorpresa se produjo en Europa, donde los volúmenes trimestrales se mantuvieron planos tras previsiones de una caída sostenida.

La expansión en Gran Bretaña y Ucrania ayudó a compensar los declives en Rusia y en República Checa, ya que sus marcas premium Pilsner Urquell y Grolsch se vendieron bien en el negocio del grupo en la mayor parte del este de Europa.

Mercados emergentes. Analistas dijeron que la cervecería, que genera más del 80% de sus utilidades en mercados emergentes, está viendo un repunte de las operaciones en la mayor parte de esas regiones, incluyendo a Sudáfrica, Polonia, China y Perú, al tiempo que se mantienen las difíciles condiciones en su mayor mercado maduro, Estados Unidos.

El grupo, que además fabrica las cervezas Castle, Snow y Aquila, dijo que los volúmenes subyacentes aumentaron un 12% tanto en Africa como en Asia.

Se registró un aumento de un 3% en Sudáfrica, mientras que los volúmenes se mantuvieron estables en Europa y bajaron un 1% en América Latina.