Río de Janeiro. La multinacional automovilística alemana Mercedes-Benz anunció hoy que concedió "licencia remunerada a todos los colaboradores de la fábrica de Sao Bernardo do Campo (región metropolitana de Sao Paulo, sureste del país) con excepción de aquellos que ejercen actividades esenciales", debido al excedente de 2.000 personas en la unidad.

En un comunicado, Mercedes-Benz aseguró que la medida se debe a la "drástica reducción de ventas de vehículos comerciales en los últimos años", debido a la grave crisis económica que sufre el país.

"A pesar de todos los esfuerzos hechos por la empresa desde 2014, como la adopción de varias medidas de flexibilidad y diversas oportunidades de retiro voluntario para enfrentar ese exceso, sólo nos resta extender la licencia remunerada a todos los colaboradores de esa planta", según el texto.

La fábrica de la compañía en Sao Bernardo do Campo tiene unos 10.000 trabajadores. A inicios de agosto, Mercedes-Benz Brasil ya había anunciado el despido de 1.870 trabajadores.

Los empleados de Mercedes-Benz Brasil tienen sus puestos de trabajo garantizados sólo hasta el 31 de septiembre, debido a que en mayo pasado la empresa no renovó una iniciativa propuesta por el Gobierno para mantener los puestos de trabajo en el sector, afectado en su producción y ventas.

Los despidos se engloban dentro de la grave crisis económica que vive Brasil, actualmente en recesión, y que afectó duramente el sector automovilístico, con una caída de las ventas y de la producción.

En julio, se vendieron 181.416 vehículos en Brasil, un 5,59% menos que en junio y un 20,29% menos que en el mismo mes del año pasado, según los datos presentados por la Federación Nacional de Distribuidores de Vehículos (Fenabrave).

Ya la fabricación de vehículos subió un 4,7% en julio, con 189.907 vehículos, aunque supone un 15,3% menos frente al mismo mes del año anterior, según informó hoy la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea).