Río de Janeiro. La multinacional automovilística Mercedes-Benz suprimirá 1.500 empleos de su fábrica en Sao Bernardo do Campo (región metropolitana de Sao Paulo, sureste de Brasil), como consecuencia de una caída en la demanda en el país.

El anuncio lo hizo Daimler, el grupo al cual pertenece Mercedes, y está previsto para el próximo 1 de septiembre, informaron este lunes fuentes sindicales.

El grupo Daimler ya cortó cerca de 3.000 puestos de trabajo en Brasil desde 2013, cuando empezó la desaceleración económica del país. Desde entonces, redujo su plantilla hasta los 11.854 trabajadores a finales de junio en Brasil, de entre los más de 280.000 que tiene en todo el planeta.

A inicio de agosto, Mercedes Benz ya había afirmado que tenía cerca de 2.000 trabajadores excedentes en la fábrica de Sao Bernardo, que está funcionando a menos del 60% de su capacidad por la caída de las ventas en Brasil.

Tras el anuncio de los recortes en personal, unos 7.000 trabajadores de la compañía alemana en la fábrica de Sao Bernardo do Campo iniciaron este lunes una huelga como medida de protesta.

La caída de las ventas del sector automotor brasileño ha provocado que la mayoría de las montadoras hayan despedido a parte de sus trabajadores o los ha forzados a hacer vacaciones forzadas para adecuar la producción a la demanda.

El sector es uno de los más afectados por la desaceleración económica de Brasil, cuya economía debe contraerse este año en más de un 2% según el mercado financiero, junto a un aumento del desempleo, de la inflación y de la tasa básica de interés.