Madrid. Mercedes-Benz continúa con su proyecto de expansión internacional y ha puesto la primera piedra de la que será su nueva planta de fabricación de automóviles en la localidad brasileña de Iracemápolis, cerca de Sao Paulo.

Esta fábrica comenzará la producción de la Clase C en el primer trimestre de 2016, a la que seguirá la de el SUV compacto GLA, que está prevista para mediados de ese ejercicio.

La producción local de estos vehículos permitirá a la marca alemana responder de una manera más flexibles a la demanda de un mercado emergente como es el brasileño.

En una primera etapa la fábrica de Iracemápolis tendrá una capacidad anual de producción de 20.000 vehículos, pero si el mercado evoluciona como espera Mercedes-Benz se incrementará en el futuro.

Con Iracemápolis, Mercedes-Benz será la única compañía del sector que produzca en Latinoamérica toda su oferta de vehículos, desde coches a camiones y autobuses

Mercedes-Benz ha invertido hasta el momento 158 millones de euros en la planta de Iracemápolis.

Hasta que comience la producción ha previsto la creación de 600 puestos de trabajo.

Paralelamente, se espera que la industria auxiliar cree otros 3.000 empleos indirectos.